Se viene Nochevieja. Noche de fiesta, noche de bailes y noche de muchas cosas. En baloncesto, la verdadera Nochevieja empieza hoy. Arranca el TOP16 más demoledor de los últimos tiempos. El TOP16 más decisivo y determinante en años. Y ahí está el FC Barcelona Lassa. Los azulgranas que vienen de dar un golpe encima de la mesa en la pista del Real Madrid (84-91), inauguran grupo en El Pireo para medirse al siempre incómodo Olympiacos. El conjunto griego, actual subcampeón de Europa, reconoce la dificultad de empezar el grupo ante un rival poderoso. Aún así, el que fuera verdugo de los de Xavi Pascual la pasada campaña, confía en la mística del Pabellón de la Paz y de la Amistad para que el triunfo no se escape. El Barça, que viaja con confianza tras superar a su eterno rival, necesita otro golpe de autoridad para encarar con fuerza un calendario muy exigente. Olympiacos, Khimki, CSKA Moscú, Real Madrid y Laboral Kutxa. Estos cinco equipos serán los primeros cinco rivales de los catalanes en el grupo más difícil de la Euroliga. Ganar en Madrid tuvo mucho mérito. Ganar en casa del actual campeón de todo está al alcance de muy pocos. Pero que esa victoria no oculte la importancia de este próximo mes. Viendo el calendario y los rivales europeos, los de Xavi Pascual se juegan parte de su futuro en la temida cuesta de Enero. Empezar ganando en Grecia sería un buen síntoma de cara a un inicio de 2016 emocionante.