El Barça ya está en cuartos de la Copa del Rey. Al gol mal anulado a Suárez respondió el uruguayo con un precioso tanto de volea. A la sequía y las críticas se rebeló Neymar con un penalti y su ansiado gol desde los once metros. Al gol de Saborit y la complacencia de Gil Manzano se alzó Messi desde el balón parado. Fue Leo, una vez más, el que dijo basta. Una genialidad de Suárez y un regalo de Bóveda habían dejado la eliminatoria de cara pero la fragilidad defensiva volvió a jugar a los azulgrana una mala pasada y obligó a Messi a destapar el tarro de las esencias.