Todos hemos hablado, o hemos oído hablar, del tourmalet, que son los cinco partidos de máxima exigencia que ha de disputar el Fc Barcelona, del 11 al 25 de abril. Cinco encuentros en 15 días.

Es habitual en el mundo del fútbol, utilizar símiles ciclísticos para definir la dificultad de una situación concreta, y es justamente lo que estamos haciendo ahora, para explicar la complejidad de lo que le espera al Barça, en estos próximos días. Sevilla, PSG, Valencia, PSG y Espanyol, cinco partidos muy complicados. Iremos paso a paso, partido a partido, ya que un análisis global, nos conduciría al error.

Hoy toca el Sevilla, en el Ramón Sánchez Pizjuan. Un encuentro de máxima dificultad, un puerto de primera especial. El conjunto hispalense hace 14 meses que no pierde un partido de liga en su feudo, el último fue el día 9 de febrero de 2014, precisamente ante el Barça, y por 1-4. Y el último encuentro en el que salió derrotado, fue hace un año en un partido de Copa del Rey, ante el Betis por 0-2. Fantástica trayectoria, por lo tanto, la que ha llevado el equipo de Unai Emery en este largo periodo. Ha transitado por la liga española, y por la Europe league, con mucho éxito, hasta el punto de ser el actual campeón de la segunda competición continental, que de ganarla esta temporada, tendría acceso directo a la liga de campeones.

El Sevilla lo ha hecho muy bien hasta ahora, pero el Barça lo ha hecho espectacularmente bien, en las últimas ocasiones que ha visitado el Ramón Sánchez Pizjuan, ya que en las seis citas que anteceden al encuentro de hoy, el conjunto azulgrana ha conseguido cinco victorias y un empate. Y ello nos indica, que el feudo hispalense es un estadio propicio para que el Barça haga buenos partidos, y consiga grandes resultados.

El partido que hoy nos ocupa, será difícil de jugar y complicado de resolver, pero eso sí, para los dos equipos. Ni Sevilla, que juega como local, ni Barça, que es el visitante, lo tendrán nada fácil, los dos necesitarán de sus mejores armas. Sólo quien actúe con intensidad y le asista su talento, será capaz de llevarse el encuentro. Si los dos conjuntos están finos, no hemos de descartar un empate. Aunque, como es lógico en esta situación, ninguno de los dos equipos se conforma con un resultado que no sea la victoria final. Por lo tanto, a por ella. Y nosotros a disfrutar del fútbol, que habrá mucho y muy bueno.