El serbio poco a poco va cogiendo ritmo y se confirma como la gran alternativa a Nadal de cara al Open de Francia, donde buscará ganar su segundo entorchado y el cuarto Grand Slam consecutivo.
Hace poco más de un año, pocos se podían imaginar que Novak Djokovic iba a recuperar un nivel tan alto como el que lleva mostrando en este tiempo. Tal es su dominio en el circuito masculino profesional que, tras imponerse en el Mutua Madrid Open, se consolida como un posible ganador del Open de Francia, donde el rey y gran dominador sigue siendo Rafael Nadal.
El mallorquín ha ganado 11 títulos en el Grand Slam de la tierra batida, más que nadie en ningún otro grande. Allí se ha convertido en la mayor leyenda que ha pasado por sus pistas, pues apenas ha perdido tres partidos de los 89 que ha disputado hasta el momento, cifras que le colocan como el más laureado de todos los tiempos.
Tres Grand Slams seguidos
Tanto por eso, como por el hecho de ser el vencedor de las dos últimas ediciones, Nadal llegará a la cita de París, a finales de este mayo, como el favorito para ganar. Pero, su poca eficacia esta temporada en la tierra, así como el gran nivel que está mostrando Novak en esta gira, colocan las opciones de ambos muy parejas para este 2019.
No hay que olvidarse de que Djokovic ha ganado los tres últimos Grand Slams disputados, entre los que destaca su victoria aplastante en el Open de Australia contra el manacorí por 6-3, 6-2 y 6-3. Estos resultados muestran su gran dominio sobre un circuito que ha aterrizado en la tierra batida sin un dominador claro.

“Nole big backhand” by Roberto Faccenda (CC BY-SA 2.0)
Eso, unido al hecho de que Djokovic lograra vencer en el Masters 1000 de Madrid y a que él ha sido uno de los únicos tres seres humanos en ganar a Rafa en las pistas galas, le colocan con bastantes posibilidades en las apuestas de tenis para llevarse el único Grand Slam en el que no ha vencido en más de una ocasión. Su historia en Francia se limita debido al gran dominio de Nadal allí, lo que le ha impedido al serbio proclamarse campeón alguna vez más que aquella del 2016.
Nadal, viejo enemigo en París
A ese título, al de Belgrado hay que sumarle cuatro semifinales más y tres finales, lo que le dejan con 63 victorias y 13 derrotas en París. Sin duda el porcentaje más bajo que posee entre los cuatro grandes, en parte por culpa del manacorí, que le venció en dos finales y le eliminó en otras cuatro ocasiones.
Por lo tanto, si Rafa no consigue el ritmo necesario como para volver a dominar en el Abierto francés, Novak se consolidará como el candidato a batir por el resto de los tenistas, que ya han sufrido en sus carnes el poderío del serbio sobre la arcilla en esta gira de tierra. Sin duda, ha sido uno de los jugadores más destacados de la temporada sobre esta superficie hasta el momento, gracias en gran parte al buen juego ofrecido en Madrid, lo que le permite apuntar hacia París y un hipotético nuevo triunfo allí que le haga seguir sumando Grand Slams a su palmarés.