No era fácil encontrar un sustituto de garantías para Víctor Valdés. Tras 535 partidos con la camiseta del FC Barcelona, el cancerbero de Gavá abandonó el club y lo hizo tras completar unos años maravillosos defendiendo una de las porterías más complicadas de Europa. Lesionado y por la puerta de atrás. Así se fue Valdés del Barça.

Andoni Zubizarreta, el ya ex director deportivo de la entidad azulgrana, tenía una misión complicada: encontrar un recambio para uno de los considerados mejores porteros del mundo. Y Zubi, tan criticado por su gestión a la hora de fichar, acertó con la incorporación de Claudio Bravo y Marc-André ter Stegen.

El chileno – 31 años – aporta la veteranía de un portero que conoce a la perfección los secretos del fútbol español. Tras ocho años ocupando y liderando la portería de la Real Sociedad, el internacional chileno aterrizó en el Camp Nou y, de momento, no le pueden ir mejor las cosas. Camino del ‘Trofeo Zamora’ después de superar el ecuador de la competición: 9 goles encajados en 20 partidos disputados. Intervenciones salvadoras (en Vallecas o en el Coliseum de Getafe), seguridad bajo palos y experiencia.

Por su parte, Marc-André ter Stegen – 22 años – está sorprendiendo a los que no seguían sus pasos en el fútbol alemán. Considerado el sustituto natural de su compatriota Manuel Neuer, el ex del Gladbach destaca por su sensacional juego de pies. Aspecto muy a tener en cuenta en ‘Can Barça’ donde el portero juega un papel vital de cara a la salida del balón. Ter Stegen, con tan sólo 11 partidos entre Champions y Copa del Rey, se ha metido al público del Camp Nou en el bolsillo. Seguro, tranquilo y frío. Presente y futuro para dar tranquilidad en una demarcación muy compleja. Las cosas como son: un acierto de Andoni Zubizarreta.