@RaulMarca

En plena primavera, la Premier League se ha convertido en el gran jardín de Mohamed Salah. Es el futbolista del momento en Inglaterra y en el viejo continente gracias a sus 29 goles en 31 partidos de campeonato. El egipcio, que está a cinco goles del récord realizador en Premier (34), presenta candidatura para ser Bota de Oro del presente ejercicio. Siempre partiendo desde la banda y siendo partícipe del juego vertical que expone Klopp a su Liverpool, el africano alcanza unos registros inusuales a estas alturas de temporada. Salah es velocidad, talento, desequilibrio, eléctrico y, este año, hasta goleador. El Liverpool encara los cuartos de final de la Liga de Campeones sin ser favorito ante un Manchester City que, con el choque de vuelta en el Etihad y dominando casi todas las facetas del juego, lo tiene todo a favor para estar en el bombo de las semifinales. Pero en Anfield no han dicho la última palabra. Los reds, con ese tridente demoledor encabezado por el egipcio, sueñan con plantarse en la penúltima ronda del torneo continental. En año de Mundial, la clase de Mohamed Salah vuelve a florecer por el verde de Anfield Road a la espera del arranque del Campeonato del Mundo. Salah y Egipto vuelven al escaparate mediático.