El Barça jugará su quinta final de Copa del Rey consecutiva tras vencer en Mestalla 0-2 con goles de Coutinho que se estreno como goleador culé y Rakitić sentenció en el min 81, el global de la eliminatoria de semifinales es de 3-0. Leo Messi se ha propuesto ganar todos los títulos y en ello está. El argentino aceptó el liderazgo del juego azulgrana para guiar al equipo a su quinta final de Copa consecutiva, bien secundado por todo el equipo. El Valencia metió pasión y talento, especialmente con Rodrigo, pero no tuvo acierto ni suerte. Destacar a Cillessen que mantuvo su portería a cero en Mestalla con una espectacular intervención en la recta final del encuentro a un disparo a bocajarro de Gayá. Es la mejor parada del meta holandés en el Barcelona, al que llegó en el verano de 2016 y con el que ya ha jugado 24 partidos oficiales.

La final del 21 de abril entre el Sevilla y el Barcelona va camino de convertirse en un Clásico. Los dos conjuntos se han encontrado ya en cinco partidos decisivos en lo que va de siglo. Se han cruzado en la Supercopa de Europa, en la de España y en una anterior final de la Copa del Rey. Ambos equipos se han acostumbrado a verse en las conclusiones de los torneos, con desigual desenlace en las celebraciones: el bloque azulgrana ha acabado los choques con festejos en cuatro ocasiones.

Valverde comento en la posterior rueda de prensa que estaba muy contento.

Valverde: El Barça ha jugado muchas finales, pero yo es la segunda que afronto. Espero tener más suerte que en la primera.

Yerry Mina ha debutado esta noche, en la vuelta de las semifinales de la Copa del Rey contra el Valencia en Mestalla, con la camiseta del Barcelona. El central colombiano ha entrado en el minuto 84 en sustitución de Piqué, que ha jugado con molestias en la rodilla derecha como consecuencia de un encontronazo con Gerard Moreno en el derbi liguero del pasado fin de semana.

El rey de Copas busca el póker

A pesar de que, históricamente, la Copa es la competición con la que los azulgranas han hecho más llevaderos sus años malos en Liga -es el Rey de Copas, con 29-, nunca han logrado llevársela cuatro años seguidos. Ese récord sólo lo han conseguido dos equipos en la historia, ambos en la época en la que la televisión ni siquiera había llegado a España. Los dos únicos clubes en lograr el póker de Copas consecutivas son el Real Madrid (1905-1908) y el Athletic Club (1930-1933). Para el Barcelona, esta supondrá la segunda vez en sus más de 100 años de historia en la que intentará alcanzar los cuatro trofeos seguidos. En 1954, tras ganar las Copas del 51, el 52 y el 53, perdió la final en Chamartín contra el Valencia (3-0) y se quedó a las puertas de la gesta. Fue una espinita que se le quedó clavada al legendario Barcelona de Kubala y Ramallets. Para los culés, ser tetracampeones de Copa es una cuestión de orgullo. Los otros dos clubes que ya lo han logrado son, como los azulgranas, los únicos que nunca han descendido de categoría en Liga, por lo que los catalanes también quieren compartir plaza con ellos en ese Olimpo. Ahora como siempre solo falta saber la sede de la final que apunta al Wanda o Mestalla