Sí el FC Barcelona Lassa quiere estar en la Final Four de Berlín (13-15 Mayo), necesita – mínimo – ganar un partido a domicilio en la pista del Lokomotiv Kuban de Krasnodar. Dicho objetivo no parece demasiado difícil pues los pupilos de Xavi Pascual tienen plantilla suficiente para ganar en cualquier pabellón y ante el rival más duro. Eso sí, los números – siempre fríos – nos indican que este Barça lejos del Palau Blaugrana no rinde como sí lo hizo en temporadas anteriores. La eliminatoria de cuartos de final contra los rusos se presume dura, igualada y muy competitiva. El factor pista en contra (un hipotético quinto encuentro se disputaría en Rusia) es un hándicap sí tenemos en cuenta las estadísticas del equipo en el presente ejercicio: en todo el TOP16, el Barça sólo pudo ganar a domicilio en Madrid- canasta en el último suspiro de Justin Doellman – y en la última jornada – y sufriendo – ante el colista Zalgiris Kaunas (59-66). El Lokomotiv no es el rival más peligroso. Aún así, los hombres de Bartzokas tienen jugadores a tener en cuenta: Malcom Delaney, Víctor Claver o Dontaye Draper. No tener altibajos, ser constantes en defensa y tener acierto en los momentos clave del choque, puede resultar determinante. Además de todos estos aspectos, los tiros libres jugarán un papel decisivo. Y ahí es donde el Barcelona tiene que ir con mucho tacto. Joey Dorsey, cuyo rendimiento en este TOP16 ha sido espectacular, es el jugador menos fiable desde la línea del 4.60. Su paupérrimo 5/22 en toda la competición pone en alerta a un equipo muy necesitado de anotar desde esa distancia.

Será un cruce largo y apasionante. Pero Berlín pasa por ganar en Krasnodar.