El fútbol todavía está temblando. Le han marcado un nuevo gol a la independencia y credibilidad de este deporte. El último escándalo desvelado por Football Leaks al diario alemán Der Spiegel ha conmocionado al mundo del fútbol, que puede estar cerca de un nuevo orden.

Las trampas permitidas por Platini e Infantino de PSG y Manchester City para saltarse el Fair Play financiero podrían tener unas consecuencias devastadoras. Para empezar, los dos clubes no podrían ser excluidos de la Ligue 1 y la Premier League, pero sí de una Champions que también peligra. Según el grupo de investigación, los 16 grandes de Europa ya tienen firmado un acuerdo para crear una Superliga que pasaría a ser la máxima competición continental y acabaría con la Copa de Europa tal y como la conocemos hoy.

Michel Platini, como presidente de la UEFA en 2012, y Gianni Infantino, secretario general en su momento, también están señalados. El actual presidente de la FIFA está en entredicho. Los dos equipos de los emiratos se financieron de forma ilegal, encubiertos por el máximo organismo europeo, que ayudaron a burlar el Fair Play financiero, las reglas de control sobre la gestión financiera de los clubes europeos en práctica desde 2014. Para poder hacer trampas, se inflaron sus contratos de patrocinio y su economía.

Así las cosas, el PSG habría recibido la tremenda cantidad de 1.800 millones de euros de forma fraudulenta por parte del gobierno de Catar. En 2013 un contrato de promoción con Qatar le produjo unos ingresos de 215 kilos e Infantino hizo la vista gorda. Esa cantidad se redujo para tener unas pérdidas de ‘sólo’ 115 millones y no saltarse el Fair Play financiero que habría impedida la participación del PSG en la Liga de Campeones.

El City, por su parte, tuvo 451 millones de pérdidas, el 84% de empresas de Abu Dabi. Todo eso infló el mercado y es por lo que el resto de clubes hablan de desigualdad de condiciones a la hora de competir y de poder fichar futbolistas.

¿Y ahora qué? Infantino tendría que explicarlo y la presencia de PSG y City en la Champions peligraría de verdad. Incumplir el Fair Play financiero tiene consecuencias tan terribles como la de no participar en la máxima competición continental. La UEFA ya expulsó al Rubin Kazan, al Málaga o al Milán, aunque el equipo italiano consiguió que el TAS le diera la razón…

La situación también podría comprometer la continuidad de las estrellas de los dos equipos, especialmente la de Neymar y Mbappé en el PSG. La UEFA no puede obligar a vender a un futbolista u otro, pero sería complicado equilibrar los números sin trampas con los contratos de los dos cracks.

Pero ahí no queda la cosa. Football Leak también desveló otro bombazo: el acuerdo que tienen 16 equipos para la Superliga europea que se avecina. Rodaría el balón en 2021 y acabaría con la Champions, ya que todos los equipos, los más grandes del continente, se saldrían de la UEFA. Con eso también conseguirían que PSG y Manchester City compitiesen en igualdad de condiciones de una vez por todas.

El grupo de investigación, además, amenaza con más: con el anuncio del dopaje de una estrella del fútbol mundial de la que, de momento, no ha desvelado el nombre y con los modelos de evasión de impuestos de los equipos más importantes de la Premier League. En unos días, la pelota seguirá temblando. Esto sólo ha sido el primer capítulo de la película de terror del fútbol actual.

Fuente: Marca.com

Anuncios