“Caminante no hay camino, se hace camino al andar…”, y si no que se lo digan al protagonista de nuestra historia: José Arnaiz. La nueva promesa del Barcelona nació en Patrocinio (Talavera, 1995), pero bien podría haberlo hecho en las favelas brasileñas o en los potreros argentinos. Pasear por allí, y más, en un día como el de ayer, es el equivalente a escuchar el nombre de José Arnaiz por todos lados. La cafetería de Patrocinio parecía una tertulia de fútbol, eso sí, con un monotema: el gol de su vecino. 

Su camino hacia la gloria no ha sido fácil. Quizás como el de tantos y tantos de futbolistas, Arnaiz creció sin demasiados adornos, más allá de los de su fútbol. Algo que multiplica el mérito del jugador. “Le gustaba el fútbol desde pequeñito, empezó con la obsesión por los balones y pronto le apuntamos al polideportivo”, comentaba Paloma, su madre.

Desde pequeño le gustó el fútbol, tenía obsesión por los balones”

Más…