@jmolivan

El doblete del FC Barcelona ha puesto el broche de oro a una temporada magnífica. La eliminación europea, ante un competitivo At. Madrid, unida a la crisis de resultados tras la victoria del R. Madrid en el Camp Nou, hizo saltar las alarmas. Pero el equipo reaccionó a tiempo, gestionando perfectamente la ventaja en la clasificación de la liga, para entonar el alirón en Granada y sentenciar la temporada, en el Vicente Calderón, ante un gran Sevilla, con la consecución de una brillante Copa del Rey, directa a las vitrinas del museu.

La trayectoria del Barça, en la última década, es digna de elogio.  El equipo no se cansa de ganar y acumula, título tras título, con una superioridad aplastante. Son jugadores que han revertido la situación de una entidad, para convertirla en auténtico referente mundial. Es evidente que la Liga de Campeones es el trofeo más deseado, para también el más complicado de levantar. En 116 años de historia, el FCB lo ha ganado en cinco ocasiones, lo cual demuestra su enorme y exigente dificultad. Aún así, considero que la temporada del doblete ha resultado muy buena y que la afición blaugrana puede estar más que satisfecha del rendimiento y las prestaciones de sus jugadores.