El Fc Barcelona disputa hoy, en Riazor, la primera final de las cinco que le quedan en la liga, si el Atco de Madrid y Real Madrid no tropiezan; en caso de que lo hicieran, el Barça tendría un oxigeno que ahora no tiene. Con las tres derrotas en los últimos tres partidos, el conjunto azulgrana ha dilapidado la fantástica renta que tenía sobre sus máximos competidores, ahora toca ponerse el mono de trabajo, más que nunca, y jugar con máxima intensidad, porque a igual gasto físico se impondrá el talento, pero si los rivales trabajan más, quizá el talento no sirva para nada, como suele suceder.

Espero que la fortuna se alíe un poco con el Barça, y hagamos lecturas más positivas tras las próximas jornadas. Entre otras cosas, porque ya toca tener una fecha con signo positivo, tras las tres últimas, que han sido nefastas, para las aspiraciones del equipo blaugrana. Y cuando me refiero al signo positivo, no lo estoy haciendo sólo por el hecho de que el Barça pueda ganar, sino que también espero un tropiezo de los perseguidores, para equilibrar el efecto goma, respecto a lo vivido en los últimos quince días.

La jornada de hoy puede ser propicia para que el Fc Barcelona recupere algo de margen, siempre y cuando consiga vencer al Deportivo en Riazor. El Barça juega a las 20 horas, antes que sus rivales, y si lleva bien el encuentro presionará, primero al Atco de Madrid, que juega en el difícil San Mamés, ante el Ath Club de Bilbao a las 20:45, y después al Real Madrid, que recibe a un rival complicado, el Villarreal, y cuando comience su encuentro, a las 22.00, ya sabrá el resultado del partido de Riazor. Bien pudiera ser, por lo tanto, una jornada en la que viviéramos una vuelta a la normalidad, tras el descalabro sufrido en las últimas. Ya que lo que es absolutamente surrealista, es que un equipo que se ha mantenido invicto durante 39 encuentros, con 32 victorias y 7 empates, en los cinco siguientes, haya ganado sólo uno y perdido los otros cuatro.

Si el Barça gana hoy, pero el Atco y el Real también consiguen la victoria, el conjunto azulgrana habrá ganado la primera final, pero este sábado en el Camp Nou, ante el Sporting de Gijón, tendrá otra; y así sucesivamente, hasta que sus perseguidores tropiecen, lo haga el Barça, o se acabe la liga. Ya no hay margen, se acabó el crédito, ahora sólo vale ganar; y el equipo de Messi puede conseguir cinco victorias en los últimos cinco partidos de liga, y cerrar la temporada ganado la final de la Copa del Rey al Sevilla. Ojalá sea así.