Al Sadd
No es oficial, pero lo será. Xavi Hernández, de 38 años, colgará las botas al terminar la presente temporada qatarí y asumirá en verano como técnico del Al Sadd para continuar dos años más en una entidad a la que llegó en 2015. Y todo en virtud de un contrato por dos años que aún no se ha anunciado oficialmente, pero que estará firmado en cuestión de días-horas. La única posibilidad de que Xavi siga jugando, más allá de la presente Liga –Al Sadd va segundo y sólo queda un partido-, es que su equipo continúe disputando la Champions asiática tras el verano -termina en noviembre-, en cuyo caso ayudaría a los suyos, quizá en esa doble función de técnico-jugador. Xavi asumirá estos dos años como técnico y reemplazará al actual ‘míster’ del Al Sadd, Jesualdo Ferreira, portugués de 71 años, ex del Málaga, que no va a poder conquistar la Liga qatarí, pues ya está en manos -queda una jornada- del Al-Duhail, llamado antes Lekhwiya. Todo está preparado, pues, para que Xavi coja los mandos, un paso muy importante en una formación que, en el horizonte, tiene al Barça como objetivo. El anuncio de la renovación por dos años no es nuevo. Ya lo avanzó hace una semana el propio club: “Se ha alcanzado un principio de acuerdo para que Xavi siga dos temporadas más, pero aún no hemos determinado qué rol tendrá. Podría seguir como jugador o bien cumplir otro papel. En todo caso, pronto será anunciado”, determinó Turki Al-Ali, director general del club, avanzándose tres meses a la finalización del contrato del ex jugador del Barça, que acababa en junio. Xavi ya ha hecho pinitos en el mundo del coaching. El barcelonés ya ejerce como colaborador del español Félix Sánchez en la selección de Qatar y mantiene un acuerdo con la Federación hasta el Mundial de 2022. De hecho, la idea de la Federación es que antes que después asuma como seleccionador, por lo que no es descartable que dirija a ese país en el Mundial 2022. A partir de 2023, su carrera estaría más enfocada en Europa… ¿y el Barça? Una vez acabada la temporada con el Al Sadd, el jugador estará en el Mundial invitado por el presidente de la FIFA, Infantino. Tiene previsto, mínimo, ir al partido inaugural y al debuit de España ante Portugal.