Publicidad

No solo son los delanteros los que aportan en el Barça, sino que el centro del campo y la defensa pisan más área y así pueden ver puerta con mayor facilidad, como se ha demostrado.

Uno de los problemas que acusaba el FC Barcelona en las últimas temporadas era la poca participación anotadora de otras líneas que no fueran la delantera. El grueso de los goles recaía en Luis Suárez, Lionel Messi y sus compinches arriba, por lo que si estos tenían un día regular, se venían mal dadas. Sin embargo, con Quique Setién parece que eso está cambiando.

Cierto es que desde que el técnico cántabro llegara en enero al banquillo azulgrana, Antoine Griezmann, Ansu Fati y Messi han marcado varios tantos. Pero también han visto cómo otros compañeros ayudaban en una faceta clave para el juego culé.

Costó un poco arrancar en este sentido, y no fue hasta el cuarto partido de Setién en el Barça cuando se pudo ver en Movistar Plus LaLiga, canal que ofrece nueve de los 10 partidos de cada jornada, como un futbolista del equipo que no fuera delantero marcaba. El primero en conseguirlo fue Clément Lenglet, que abrió el camino para que después otros compañeros hicieran lo mismo.

El centro del campo titular ya ha marcado con Setién

Desde entonces, Arthur Melo, Frenkie de Jong, Sergio Busquets o Sergi Roberto han conseguido anotar alguna diana por el camino, lo que incluye teóricamente a toda la medular titular al completo, además de a dos defensores, pues Roberto lo hizo desde la posición de lateral diestro. Esto significa que ahora todas las líneas aportan su granito de arena ante las ausencias destacadas de jugadores como Suárez o Ousmane Dembélé, lo que ayudará a creer en las posibilidades que las apuestas de fútbol en Betfair le dan al club azulgrana para salir victorioso de alguno de los dos títulos por los que todavía pelea, LaLiga Santander y la Champions League.

Este tipo de acciones han venido dadas por las variaciones en el juego que el técnico cántabro está intentando implementar en Can Barça. Y en este sentido se entiende que los centrocampistas, sobre todo, pisan más área al tirar en ocasiones desmarques de ruptura cuando ya tienen a sus rivales encerrados atrás. Así ocurrió en el buen gol de De Jong ante el Real Betis, pues como se puede comprobar en la narración de la Cope, rompe con una llegada por sorpresa desde atrás y culmina un sensacional pase de Messi para anotar.

Gracias a este tipo de modificaciones, parece que Griezmann, por ejemplo, también está sacando poco a poco una versión algo más parecida a la que se le recordaba del Atlético de Madrid, mostrando una mayor adaptación al estilo de toque del Barça y disfrutando cada día más de jugar con La Pulga en el mismo equipo, como recoge el diario Marca en uno de sus artículos.

En definitiva, el gol ha pasado de ser en el Barcelona una cosa reservada para sus puntas, a ser una carga que compartir entre otros miembros de la plantilla, con especial énfasis en un centro del campo que poco a poco va animándose más a esta estadística.