Publicidad

El Amberes retrata a un flojo Barça

No había nada en juego y el Barça cierra como primero la fase de grupos, pero la derrota contra el Amberes confirma el bajón de juego de los de Xavi. Oriol Romeu falló en dos de los goles belgas

El Barcelona cierra la fase de grupos como primero, que era lo importante, porque del partido contra el Amberes mejor no hablar. Los belgas, que no habían sumado ni un punto en las cinco jornadas anteriores, ganaron a un Barça al que pareció sobrarle el partido. Quedan señalados al ser superados en intensidad por un equipo inferior, sobre todo un Oriol Romeu que falló en dos de los goles de los belgas. El ex del Girona no está cómodo en el Barça y eso se nota en su juego, muy falto de confianza. No había nada en juego, salvo el dinero por la victoria, pero la imagen del equipo queda dañada. El escudo de sacar canteranos -tuvieron minutos Fort, Fermín, Lamine, Guiu, Casadó- no le vale como escudo a Xavi. Una derrota que marca.

La previa decía que era un partido trampa, de esos en los que hay mucho que perder y poco que ganar. La derrota contra el Girona dolió, las palabras de Xavi diciendo que están en construcción no se entendieron en la planta noble, la extraña doble convocatoria de algunas vacas sagradas con Lewandowski de descartado a titular, medirse a un equipo que no había sumado ni un punto en la fase de grupos… Todo ello sumaba nutrientes en un caldo de cultivo peligroso para el castillo de naipes que es Can Barça los últimos años. Y quizás por todo ello, o no, Xavi dio la titularidad en el lateral derecho a Héctor Fort, canterano de 17 años. Todo un ejemplo de construcción en un once en el que también estaban Balde (20), Fermín (20) y Lamine Yamal (16).

El partido se complicó desde el principio. No se había cumplido el minuto 2 y ya iba perdiendo el Barça. Mala salida de balón desde atrás con un pase arriesgado de Iñaki Peña sobre Oriol Romeu y mal control de este que deja sólo a Vermeeren para que haga el 1-0 con un fuerte disparo desde cerca. Los de Van Bommel querían despedirse de la Champions con un buen sabor de boca y sorprendieron al Barça con un ritmo alto de partido y una presión agobiante que desconcertó a los de Xavi. Con Oriol Romeu más preocupado de ayudar a los centrales y con Fermín y Sergi Roberto perdidos ante la presión rival, el centro del campo del Barça hacía aguas.

Pasaban los minutos y el Barça empezaba a asentarse ante un equipo belga que mostraba sus lagunas cuando el cuadro catalán tenía el balón en sus pies. El empate llegó unos minutos antes del descanso tras una gran jugada de los de Xavi. Ferran Torres aprovechó un gran pase al hueco de Lamine Yamal para batir a Butez de un remate a media altura. El gol fue como un manguerazo que apagó el calentón de los belgas y el Barça empezó a controlar el partido y hacer su juego. No creaba peligro, pero tampoco sufría y así se llegó al descanso.

La segunda parte comenzó de forma muy parecida a la primera. Desajuste defensivo del Barça y gol del Amberes, pero no subió al marcador por un fuera de juego ajustado de Janssen. Pasado el primer susto, Lamine Yamal tuvo en sus botas el 1-2 pero su remate lo repelió el larguero. Una jugada que parecía dar confianza a un Barça que no contaba con un nuevo error de Oriol Romeu que desembocó en el 2-1. El 18 del Barça, falto de confianza esta temporada, perdió un balón ante Yusuf que pasó a Janssen para que este batiera de tiro cruzado a Iñaki Peña. Reacción inmediata de Xavi con triple cambio para dar entrada a Pedri, Gündogan y Cancelo.

Dos goles en el añadido

El Amberes se replegó viendo que el Barça era dueño absoluto del balón defendiendo una victoria que endulzara su triste paso por esta fase de grupos. Los de Van Bommel supieron sufrir y aguantaron sin que Butez tuviera mucho trabajo hasta que en el minuto 91 Marc Guiu cabeceó de forma impecable una falta botada por Gündogan. Parecía que el Barça salvaba los muebles sobre la bocina, pero no fue así. Tras el saque de centro, Ilenikhena volvió a adelantar al Amberes tras aprovechar un pase de Bataille y batir a Iñaki Peña en su media salida. Derrota de las que duelen para el Barça y que se une a la del Girona para confirmar que algo falla en Can Barça. La construcción se ha detenido en un mal momento.

Fuente Marca.com

Ads