Publicidad

LaLiga ha vuelto y mañana el fútbol regresa al Camp Nou. Más de tres meses después, el balón volverá a rodar en feudo azulgrana en un partido oficial. Pero el Barça no se olvida de las víctimas del coronavirus y antes del encuentro contra el Leganés, en el que defiende liderato, les rendirá un emotivo homenaje.

Los futbolistas de Setién lucirán brazaletes negros en señal de duelo y también se guardará un minuto de silencio mientras que en los videomarcadores del estadio azulgrana se verán y oirán a músicos del Gran Teatro del Liceo interpretando El Cant dels Ocells. Esta melodía popularizada por Pau Causals, y de autor desconocido, es un símbolo de paz y de amor, y en los últimos tiempos también se ha convertido en una alegoría de respeto y en una forma de homenajear a las víctimas ya que suele acompañar los minutos de silencio.

La pieza musical estará representada por toda la sección de violonchelos, formada por nueve músicos, y será interpretada en la versión que el mismo Pau Casals arregló para este tipo de instrumento. La grabación se realizó el pasado 10 de junio.

Mosaicos y pancartas

El partido, como el resto de los encuentros de LaLiga, será sin afición, pero la entidad culé intentará que los jugadores se sientan arropados con diferentes iniciativas. Así, se reproducirá una versión del himno del Barcelona cantado por los fans; habrá un mosaico con el lema Aquí juguem tots ; en los córners del lateral del primer graderío también se colocarán varias pancartas y banderas con mensajes de ánimo; detrás de las porterías se extenderán dos grandes lonas también con inscripciones de apoyo…

AD