Sí Se Puede

El Espanyol suma un punto contra el Betis que, aunque no le sirve de mucho a nivel de clasificación, sí que le permite mostrar el camino del «Sí Se Puede«. Los catalanes firmaron la mejor primera parte de la temporada, pese al gol en el minuto 3 de Borja Iglesias. Los andaluces, que están en línea ascendente, pudieron llevarse la victoria en el 90.

Machín: «Este es el camino»

El partido empezó para los periquitos como una verdadera pesadilla. Borja Iglesias, que recibió los pitos de la que fue su afición la temporada pasada cada vez que tocaba el balón, adelantó al Betis prácticamente en la primera jugada. Fue un jarro de agua helada y dejó mudo al RCDE Stadium, que ya se temía lo peor. Pero el Espanyol sacó el orgullo, el carácter y, en el 6, ya intentó la réplica por medio de Darder y Calleri.

El Betis no pasaba apuros, pero tampoco mordía. Los catalanes le ponían más corazón que fútbol. El encuentro entró en una fase de faltas, interrupciones, protestas… hasta que en el 19 Darder se puso el equipo a la espalda y, en jugada personal, empató. El RCDE Stadium explotó como hacía tiempo que no se escuchaba. Los andaluces pasaban los peores minutos, mientras que los catalanes tomaban las riendas del partido, adelantando la presión.

Hasta que en el minuto 33, Fekir avisó y obligó a Diego López a intervenir. La tímida reacción del Betis terminó en el 36 cuando Borja Iglesias sacó bajo palos un disparo de Calleri. Era la antesala del gol con más tensión de los que se han vivido últimamente en el RCDE Stadium.

En el 40, una falta lateral picada por Marc Roca, remató Didac y el rechace de Joel lo aprovechó Bernardo para marcar. Era el 2-1, pero el colegiado no vio clara la posición del zaguero catalán en la jugada del tanto y consultó el VAR. Hasta 4 minutos pasaron hasta que dio el gol. Máxima tensión en el césped y en la grada, ahora cada punto para los periquitos es aire.

Empezó la segunda mitad avisando el Espanyol y Rubi se vio obligado a mover el banquillo por las molestias de Fekir. En los primeros minutos, lo mejor para los periquitos era que no pasaba nada sobre el césped, ya que el Betis tenía problemas para crear. Pero el partido despertó.

En el minuto 59, Bernardo tuvo el tercero, de nuevo, de estrategia y, en la otra área, Diego López mandó a saque de esquina un trallazo de Tello. Ese córner supuso el gol del Betis, de Bartra. Pese al empate, el Espanyol no se arrugó y le tocó a Joel lucirse tras un disparo de Darder.

Después de esta acción, el Betis se asentó, leyó mejor el partido y se acercaba con peligro. Canales se encontró con la oposición de Naldo. El Espanyol aparecía de forma puntual, le pasaba factura el desgaste del primer tiempo. Y Tello lo pudo aprovechar al filo del tiempo reglamentario en un uno contra uno, pero Diego López salvó a su equipo.