UEFA

El Arsenal y el Chelsea se disputan el prestigioso trofeo de la UEFA Europa League en el Estadio Olímpico de Bakú, donde los “gunners” buscan su primer gran título europeo desde que conquistaron la antigua Copa Europea de Ferias en el año 1970 y los “blues” tratan de revalidar el éxito conseguido tras la final de 2013 en esta competición, donde se impusieron al Benfica (2-1). De esta manera, durante la noche de este miércoles, 29 de mayo, los dos equipos residentes en la capital inglesa demostrarán sin lugar a dudas el gran estado de forma del fútbol de la Premier League, que ha conseguido colocar a cuatro de sus equipos en los dos partidos más trascendentes de la temporada, ya que el Liverpool y el Tottenham se verán las caras en el Wanda Metropolitano el próximo sábado para disputar la final de la Champions League.

Así, serán los clubs londinenses los encargados de comenzar el merecido homenaje al fútbol británico en estos compases finales de la temporada antes del parón veraniego, lo que supone además la tercera final entre equipos de un mismo país y la primera entre clubs de la misma ciudad en los más de cuarenta años de historia de esta competición, pudiendo encontrar los precedentes en la final de 2011 entre el Oporto y el Sporting de Braga (1-0) y en la de 2012 que disputaron el Atlético de Madrid y el Athletic de Bilbao (3-0).

Una trayectoria similar esta temporada

Debemos destacar que tanto el conjunto dirigido por Maurizio Sarri como el equipo entrenado por Unai Emery han desarrollado una dinámica sumamente parecida este año, ya que ambos entrenadores han sabido transformar totalmente a sus respectivos clubs tras una racha en la que no encontraban su mejor juego, volviéndoles a posicionar como claros referentes del fútbol europeo. Además, si el técnico italiano consigue el trofeo se convertirá en el entrenador más veterano en ganar la UEFA Europa League a sus 60 años, mientras que el español puede agrandar aún más su leyenda en esta competición conquistando el cuarto título de su carrera.

Por lo tanto, podemos observar que, aunque las apuestas del Chelsea – Arsenal den a los “blues” como favoritos para añadir un trofeo más a su espléndido palmarés, las ganas con las que afrontan los “gunners” su primer título continental de peso equilibra enormemente la balanza, especialmente si prestamos atención a los 50 goles que suman esta temporada entre Pierre-Emerick Aubameyang y Alexandre Lacazette, que se han convertido en la gran esperanza de su afición.

Una final que no queda exenta de polémica

Por último, debemos mencionar que este gran partido de fútbol también se ha visto envuelto en distintas polémicas durante los últimos días, especialmente debido a que Henrikh Mkhitaryan, jugador del Arsenal, no viajará con su equipo debido a la imposibilidad de garantizar su seguridad en su país como consecuencia de un conflicto político que ha empañado uno de los eventos deportivos más importantes del año; al igual que se ha puesto en duda la capacidad de la ciudad de Bakú para acoger un espectáculo de tales dimensiones.