España gana a Países Bajos, se clasifica para la final de la Nations League y sella el pasaporte para los Juegos Olímpicos

202

Sí, sí, sí, nos vamos a París

ESPAÑA – PAÍSES BAJOS

La ley de la atracción consiste en que, por medio del pensamiento, es posible atraer lo deseado. Unas generaciones de futbolistas españolas abrieron puertas a los sueños que otras han hecho realidad a base de creer en ellos y trabajar para alcanzarlos. La quinta actual, campeona del mundo y número 1 del ranking FIFA, sigue escribiendo en los libros de historia con letras de oro. El último capítulo, la clasificación por primera vez para los Juegos Olímpicos. España estará presente en París 2024 tras superar en las semifinales de la Nations League a Países Bajos (3-0) en un estadio de La Cartuja que volvió a ser talismán para las nuestras, esta vez con 21.856 gargantas animando desde la grada (nuevo récord).

España saltó al verde con diez campeonas del mundo y una Aleixandri que fue la gran novedad al ejercer de mediocentro. A pesar del cambio de brújula, el equipo no varió su identidad, presionó muy arriba y pronto generó ocasiones. Salma llegó con insistencia a la portería defendida por Van Domselaar con insistencia. En la primera media hora falló hasta tres mano a mano con la meta neerlandesa y se quedó a medias en un disparo con rosca ejecutado desde la frontal. Olga, entrando en segunda línea, y Paredes, a la salida de un córner, llamaron también, sin suerte, a la puerta del gol.

La Oranje se limitó a ejecutar un ejercicio de supervivencia. Sobrevivieron a duras penas a la asfixiante presión de las nuestras, refugiadas en el orden y la disciplina, y salieron a la contra cuando un rebote o un fallo le dio opción a ello. En todo el primer acto apenas hubo que reseñar un disparo de Beerensteyn desde dentro del área que sacó Cata con el pie cual portera de balonmano.

La magia del fútbol, como la de los sueños, es que cuando menos te lo esperas se hacen realidad. Para ejemplo el de Jenni, desubicada y desconectada hasta el minuto 41 en el que recibió un pase de Ona en la frontal, lo condujo con mimo al interior del área y lo tocó con delicadeza para alojarlo en la jaula. Número 52 en 110 partidos para la máxima goleadora histórica de la selección española. España aprovechó el momento de desconcierto de Países Bajos para hacer más profunda la herida. A falta de 40 segundos para el descanso, Bonmatí aprovechó un centro de Mariona desde el carril zurdo para anotar el segundo y acercar a las nuestras a los Juegos Olímpicos. Golpe de efecto que hacía justicia a lo visto sobre el verde en el primer acto.

El paso por vestuarios trajo consigo un cambio de fichas en Países Bajos, cuyo seleccionador dio entrada a la española Damaris (nacida en Estados Unidos y criada futbolísticamente en las categorías inferiores de nuestra selección, llegando a debutar con la absoluta). Las neerlandesas ganaron en orden y rigor en el centro del campo, pero España sabía que, una vez hechos los deberes, no podía descuidar el resto del guión.

Montse no paró de dar instrucciones desde el área técnica. Pendiente de cada jugada, de cada detalle, dejándose la voz que la afonía provocada por un inoportuno virus pudo conservar. Realizó los cambios con tiento, metiendo primero a Alba y luego a Oihane y Vicky. La joven jugadora del Barcelona (17 años y 212 días) se convierte en la primera futbolista que debuta a sus órdenes.

España utilizó la táctica de las tres emes -moverse en el campo, mimar el balón y marear al rival- para hacer consumir los minutos de un reloj que jugaban a favor. Y así llegó el tercer gol de la noche. Ona volvió a hacer de la banda una carretera sin peaje, esta vez por el costado zurdo, centrando para asistir a Salma. Tras un barullo dentro del área pequeña y anticipándose a la zaga en su intento de despeje, la catalana metió la bota para mandar el balón al fondo de las mallas. El VAR entró a revirsar la jugada, pero no pudo más que percatarse de la pureza del tanto.

El secreto del éxito radica en el trabajo y el inconformismo. Los últimos cambios realizados por el combinado español, la entrada de dos figuras ofensivas como Eva Navarro y Lucía a poco menos de diez minutos para el final, es buen ejemplo de ello. España logró cerrar el choque con la portería a cero, hito importante tras tres partidos sin conseguir hacerlo, y enganchando a un público que acabó haciendo la ola y disfrutando de un día histórico.

La Cartuja, que arrancó su jornada festiva con Farga e India Martínez subidas al escenario, acabó con una afición entregada en la grada a ritmo de ‘Campeonas, campeonas‘ y el ‘Sí, sí, sí, nos vamos a París‘. Nadie duda de que España estará entre las favoritas a ganar una medalla en la cita que se disputará del 24 de julio al 10 de agosto, pero tampoco que su foco estará puesto a partir de hoy mismo en la final de la Nations League que tendrá nuevamente en Sevilla en apenas cuatro días.

Fuente Marca.com