Gerard Piqué es uno de los jugadores que más representan al Barcelona, por su compromiso y por su identificación con el club. El central catalán, de 33 años, es un fijo en el once culé desde que regresó a la disciplina azulgrana en la temporada 08-09 y mañana contra el Getafe, en el Coliseum, disputará su partido número 350 en LaLiga con el Barça.

Piqué debutó en Primera defendiendo la camiseta del Zaragoza: fue en un partido contra el Villarreal el 24 de septiembre de 2006. Jugó los 90 minutos y Víctor Fernández era el entrenador del conjunto maño. Su estreno con el primer equipo culé tuvo lugar dos años después, ya que en la 07-08 regresó a las filas del Manchester United, que lo había cedido al conjunto de La Romareda El 13 de septiembre del 2008 inició, de la mano de Pep Guardiola, oficialmente su exitosa trayectoria con el primer bloque azulgrana. Se medió al Racing de Santander y jugó los 90 minutos. Ese curso, ganó LaLiga, la Copa y la Champions League.

En esa primera temporada, jugó 22 encuentros de la competición regular. En aquella plantilla también estaban de centrales Carles Puyol y Rafa Màrquez, pero se hizo un sitio, ya que en total, entre todos los torneos, participó en 45 partidos. Desde entonces, Piqué, que es el octavo jugador del Barcelona con más choques en la competición nacional, es un fijo en el eje de la defensa azulgrana.

Mañana sábado contra el Getafe disputará el partido 350 encuentros en Primera con el Barcelona. A sus 33 años, es indiscutible. De hecho, las dos temporadas que ha jugado más partidos en el torneo regular han sido las dos últimas: con 35. Su balance general es de 261 triunfos, 59 empates y 29 derrotas.

El zaguero, que ha ganado en estas 13 temporadas 29 títulos con el Barcelona, de ellos ocho son ligas, es uno de los símbolos del Barça, por el gran número de partidos que ha disputado con el escudo culé y por algunos de sus comentarios, muchas veces no exentos de polémica.