Publicidad

Donnarumma detiene a Saka el penalti decisivo

La ‘Azzurra’ igualó el gol de Shaw a los 116 segundos y acabó proclamándose campeona de la Eurocopa por penaltis con un Donnarumma gigante.

Fratelli d’Italia. L’Italia s’è desta. Hermanos de Italia’. Italia ha despertado. Los acordes del himno nacional de Italia cobraron vida anoche en Wembley. La ‘Azzurra’ protagonizó su particular Maracanazo derrotando por penaltis a Inglaterra (1-1) en la catedral del ‘football’ para conquistar la segunda Eurocopa de su historia.

Ha tenido que esperar desde 1968… pero ha merecido la pena. En tres años, desde 2018, Italia ha pasado del todo a la nada. Y (casi) todo el mérito hay que atribuírselo a Roberto Mancini.

Recogió una selección rota tras quedarse fuera de un Mundial por primera vez en 60 años y la ha devuelto a la cima. “Al principio nosotros también creíamos que Mancini estaba loco cuando nos decía que debíamos pensar en ganar la Eurocopa”, reconocía Chiellini.

Pero Mancini tenía un sueño y jamás se apartó de él. “Si cuando llegué hace tres años tenía fe en este equipo, ahora tengo aún más”, aseguró en la previa del debutar en la Euro ante Turquía (0-3).

La ‘Azzurra’ no sólo ha ganado. Lo ha hecho desterrando mitos del calcio como el ‘catenaccio’. Quitando momentos del partido de octavos ante Austria (2-1) o las semis ante España (1-1) ha sido la selección que mejor ha jugado en la Eurocopa.

A la final, eso sí, no pudo entrar con peor pie. Parecía que Southgate le había ganado la partida en la pizarra. La decisión de sacrificar a Saka, dar entrada a Trippier y apostar por tres centrales ofreció dividendos a los ¡116 segundos! con un gol de carrilero a carrilero. Inició la jugada Shaw, rompió por dentro Kane para abrir sobre la subida de Trippier y el ‘2’ del Atlético sirvió un gran centro que Shaw, llegando desde atrás, fusilara a Donnarumma con un gran golpeo de empeine interior que dio en el poste antes de entrar.

Wembley se tiñó de azul

Había dudas de cómo reaccionaría Italia. La ‘Azzurra’ sólo había estado 44 minutos por debajo en su racha de 33 partidos sin perder.

Le costó, pero se rehizo. Inglaterra le regaló el balón a la espera de cazar una contra y los de Mancini, poco a poco, empezaron a juntar pases y ganar metros en torno a Jorginho y Verratti. Le penalizaba la finalización. En gran medida porque Insigne completó un primer tiempo pésimo. El fantasista del Napoli se equivocó en todas las decisiones que tomó. Un tiro de Chiesa que rozó el poste (33′) fue lo más peligroso de Italia hasta el descanso.

La ‘Azzurra’ se agigantó tras el descanso. Pickford desvió un remate de Insigne en el 57′ y se lució para sacar abajo un tiro de Chiesa que recordó, y mucho, al gol que anotó contra España en semis (62′).

Inglaterra sólo amenazaba a Italia con los cabezazos a balón parado de Maguire y Stones. La estrategia, paradójicamente, mató a los ‘three lions’. Bonucci anotó el 1-1 en el 67′ a la salida de un córner. Lo botó Berardi, lo peinó en el primer palo Cristante, Verratti cabeceó al poste y Leo fusiló el rechace a placer.

Se convertía, de este modo, en el goleador más veterano (34 años y 71 días) en una final de Eurocopa. Superaba al alemán Bernd Hölzenbein (30 y 103). Un gran tributo para el muro que forma con Chiellini.

Inglaterra andaba grogui e Italia rozó el K.O. Berardi se quedó mano a mano con Pickford en el 73′ tras un pasazo en largo de Bonucci… pero remató a las nubes. No era fácil.

Ahí murió la final. La prórroga apenas dejó ocasiones reales de peligro. Fue una transición hacia los penaltis. Kalvin Phillips remató fuera en el 97′ y Pickford se adelantó a Bernardeschi para rematar un centro de Emerson. Alea jacta est. La suerte estaba echada.

Héroe Donnarumma

Italia accedió a la final tras eliminar a España por penaltis y desde los 11 metros se coronó campeón de Europa. Por primera vez una selección ganaba dos tandas de penalti y, encima, seguidas en una Eurocopa.

Falló primero Belotti, pero Rashford, casi acto seguido, se topó con el palo en el tercero. La maldición del anfitrión comenzaba a tomar forma. Donnarumma detuvo el cuarto a Sancho, que, al igual que Rashford, había salido para tirar un penalti. Gigio se hizo enorme deteniendo el quinto a Saka. Demasiada responsabilidad para un niño de 19 años. La gestión de la tanda por parte de Southgate dejó mucho que desear.

Donnarumma, nombrado mejor jugador de la Eurocopa

El portero, que ha ganado las cinco tandas que ha disputado, fue el héroe italiano en los penaltis

El cielo, con el fallo de Saka, se tiño de ‘azzurro’. ‘Football is coming Rome’.

Ads