Publicidad

Astuto, provocador, directo, disfrutón, con gran autoestima y tan carismático como culé. Así es Joan Laporta, el presidente número 42 de la historia del Barcelona y uno de los azulgranas más reconocidos y reconocibles de todo mundo.

Laporta ha superado los votos que obtuvo en junio de 2003, cuando logró el 52,6 por ciento de apoyos: 27.138 socios le eligieron entonces. Esta noche, más azulgranas han puesto en sus manos el futuro del club catalán. Ha obtenido el 54,28 por ciento de los votos. Font, el 29,99 y Freixa, el 8,58. Los otros dos aspirantes han felicitado, de inmediato, al abogado catalán.

Laporta, en su discurso, ha dado las gracias a su equipo, a la Junta Gestora, a las personas que han hecho posible las elecciones y a los abonados que le han votado. “Quiero agradecer a los socios que han participado en las elecciones, que nos hacen ser más que un club y que han sido las más importantes de la historia, por las las condiciones de máxima dificultad en las que se han celebrado, por la pandemia”, ha señalado.

Pero también, y sobre todo, ha tenido palabras para dos nombres que han marcado la campaña electoral: Cruyff Leo Messi. “Seguro que Johan nos ha ayudado. Nos inspira en todas las decisiones que tenemos que tomar. Esta candidatura es cruyffista”, ha comentado. Sobre el futuro del capitán se ha mostrado optimista: “Hoy hacía 20 años que un chico que se llama Leo Messi debutaba con el infantil del Barça y ver votar al capitán, al mejor de la historia y del mundo…, que haya venido con su hijo y haya participado de esta fiesta es una muestra de lo que hemos venido diciendo. Leo quiere al Barcelona. Y esto es significativo y ojalá que sirva para animarlo para que se quede”.

Pero el nuevo presidente culé también ha tenido la mano a los otros dos candidatos, Font Freixa. “Somos una gran familia. Seguro que esto hará que vayamos todos juntos para afrontar los retos del presente inmediato, que dan respeto pero que con responsabilidad y humildad, valentía y optimismo conseguiremos. Superaremos las dificultades y lograremos el objetivo. Los socios seguiremos siendo propietarios. Y cuando digo que vamos a ir todos juntos también me refiero a los otros candidatos”.

Se ha ganado a pulso la pronta identificación: por los más de 20 años que lleva vinculado al club catalán, por una marcada personalidad que no deja indiferente a nadie y por los éxitos y escándalos que protagonizó en su primera etapa como rey del trono azulgrana. Fue, entre otras cosas, el máximo responsable del equipo que logró el histórico sextete en 2009 y fue con él con quien Messi firmó su primer contrato profesional. En 2005. El abogado y empresario, y expolítico, se sentó con el astro argentino hasta en cinco ocasiones para atarlo y mejorar sus condiciones en los siete años que fue presidente por primera vez: desde 2003 hasta 2010

Por primera vez en la historia, las votaciones se han hecho en seis sedes diferentes (Barcelona, Lleida, Tarragona, Girona, Tortosa y Andorra) y con la inclusión del voto por correo, modalidad a la que se han acogido 20.000 personas.

A partir de ahora, la Comisión Gestora entregará, tiene un plazo de tres días hábiles, a la Generalitat y resto de organismos pertinentes, la certificación del acta del escrutinio de las votaciones y la proclamación del ganador. La nueva Junta elegida, por su parte, tomará posesión en los diez días naturales siguientes a la fecha de la elección.

Entre los retos más inmediatos de Laporta están convencer a Messi para que se quede en el Camp Nou y sanear las maltrechas arcas de la institución azulgrana.

Pero también tuvo sombras destacadas, como sus negocios con Uzbekistán, su excesiva personalización de la entidad o su alborozada vida privada. Tras fracasar en el intento de regresar a la presidencia en 2015, comicios que ganó Josep Maria Bartomeu, ahora ha vuelto. Ha disfrutado durante la larga campaña y ha demostrado que mantiene intactos su capacidad de oratoria, su carisma y sus dotes de liderazgo. El soci le ve como un presidente próximo al que no le tiembla el pulso para plantarle cara a quien se ponga por delante y como el salvador de un equipo y una institución que van a la deriva. La grada se ha encomendado a él para el rescate del club y para que logre la ansiada continuidad de Messi. Laporta, quien ha asegurado que no trasladará su personal independentismo político a la entidad, ya está aquí de nuevo.

Aparentemente, a sus 58 años, ha retornado más comedido, aunque tampoco mucho. Para ejemplo la lona del Santiago Bernabéu. Empieza otro partido en la historia del Barça y es el abogado catalán quien lleva el brazalete de capitán.