Publicidad

El ex futbolista azulgrana podría ocupar uno de los puestos importantes dentro del organigrama deportivo del Barcelona con el nuevo presidente.

El nombre de Jordi Cruyff se ha relacionado con el Barcelona en los últimos tiempos en numerosas ocasiones para que se incorporase al club azulgrana. En la campaña electoral, ha sido uno de los indiscutibles protagonistas ya que ha estado ligado a varias candidaturas a pesar de que él siempre quiso mantenerse al margen. Ahora, Joan Laporta lo tiene en mente para que ocupe uno de los puestos relevantes de su organigrama deportivo, pero todavía es pronto para habar de una decisión final.

A Jordi ya lo quiso Bartomeu a lo largo de su mandato. Le ofreció un cargo hasta en tres ocasiones y por un motivo u otro el ex futbolista no aceptó, ya fuera como entrenador o como director deportivo. La última llamada de Bartomeu se produjo el pasado verano. Cuando Abidal dejó el club, el ex presidente azulgrana le puso encima de la mesa un suculento contrato para que se encargara de toda la parcela deportiva.

Al igual que en anteriores ocasiones, Jordi Cruyff rechazó la propuesta. En este caso porque el entonces presidente llegaba tarde. En ese momento ya estaba comprometido con el Shenzhen chino, equipo al que entrena en la actualidad, y no pudo aceptar la propuesta de Bartomeu.

Poco después se convocaron las elecciones al Barcelona y comenzaron a llegarle las ofertas de prácticamente todas las candidaturas. Los tres finalistas, Laporta, Freixa y Font, lo tenían en su agenda. Font llegó a anunciar su nombre e incluir su fotografía en el organigrama deportivo, algo precipitado porque si bien habían hablado con él, Jordi les dejó claro que no pertenecía a ninguna candidatura.

Una vez elegido Laporta, el nuevo presidente tiene en mente que sea el nuevo director deportivo del Barcelona, pero a pesar de los numerosos rumores, todavía no hay una oferta concreta encima de la mesa. Básicamente porque Laporta todavía no es presidente de la entidad ya que será proclamado en los próximos días. A partir de entonces, se producirá una llamada.

De momento hay que esperar. El propio Jordi lo dejó claro ayer en unas manifestaciones que realizó en China ante las informaciones que aseguraban que el acuerdo con el Barcelona podía ser inminente. “Ante todo desmiento la noticia de mi viaje el miércoles, yo estaré en el campo de entrenamiento. Por ahora no he tenido ningún contacto con el Barcelona y cualquier cosa que pase será con la aprobación de Shenzhen Kaisa Group”.

Fuente Marca.com