Carles Tusquets ha comparecido este lunes tras la primera reunión de la Gestora, que se constituyó el jueves, para explicar la líneas de actuación del órgano interino. En principio, y si la crisis sanitaria lo permite, la idea es convocar las elecciones en Navidad, y luego se abrirían 40 días hasta que pudiesen poner las urnas. Para ello, se ha constituido un grupo de trabajo que preparará los comicios con la Generalitat. Cabe recordar que los estatutos, por ejemplo, no permiten el voto electrónico.

Por otro lado, Tusquets ha explicado que todas las decisiones que tome la Gestora podrán ser revocadas por la Junta entrante pero que ahora mismo están centrados en el tema económico, muy golpeado por la crisis generada por la covid-19.

“Necesitamos seguir reduciendo los gastos a corto plazo y la más inmediata es la mesa de reducción salarial que está en curso y que termina el 5 de noviembre. Esperamos cerrar acuerdo con los jugadores y personal no deportivo del club. La situación del club es muy compleja y hemos de actuar en dos líneas: bajar gastos y buscar ingresos que no existen”, ha explicado. También ha negado rotundamente un posible concurso de acreedores.

CONVENCIDO DEL ACUERDO CON LA PLANTILLA

Tusquets, no obstante, se ha mostrado convencido de que llegarán a un acuerdo todas las partes y ha asegurado que encima de la mesa hay varias fórmulas para poder llevar a cabo la rebaja. “No queremos quitarle dinero a nadie, queremos acomodar lo que se debe a los momentos en los que se pueda pagar con más comodidad”, ha afirmado.

En cuanto a la ventana de enero, ha explicado que solo si venden, podrán comprar. También se podrán adquirir jugadores que lleguen libres. “Si vale dinero se tendrá que incluir una cláusula para que si el próximo presidente lo quiere retornar, lo puede hacer”. Por último, ha explicado que tienen intención de hablar con la Federación para unificar criterios con el uso del VAR.