Publicidad

Memphis Depay es jugador del Barcelona.

Ya es oficial. Memphis Depay es jugador del Barcelona

A la tercera ha ido la vencida. Después de los intentos frustrados de los dos últimos mercados, en verano de 2020 y en enero de 2021, el internacional holandés jugará en el Camp Nou. El exjugador del Olympique de Lyon , de 27 años, ha firmado hasta junio de 2023. Llega con la carta de libertad.

El Barcelona ha reforzado su delantera con Memphis Depay. El conjunto catalán ha perdido en el último curso efectividad y capacidad en ataque y el internacional neerlandés llega para aumentar los registros ofensivos y para ayudar a la institución culé a recuperar la competitividad que le permita aspirar, de nuevo, a levantar la Champions League.

El exjugador del Olympique de Lyon ha tenido unos grandes números esta temporada 20-21. Entre todas las competiciones, ha participado en 37 partidos, ha dado 13 asistencias y ha firmado 21 goles. En su palmarés, Depay ganó la Eredivisie en la14-15 con el PSV, temporada en la que salió también máximo realizador del torneo. También conquistó la Europa League con el Manchester United en la 16-17.

Depay llega al Camp Nou gratis: con la carta de libertad. Precisamente, los dos intentos anteriores de incorporarlo que tuvo el Barça se vieron frustrados porque el Olympique de Lyon exigía un traspaso que rondaba los 20 millones en verano de 2020 y los 10 en enero de 2021. El Barça se negó a afrontar el coste porque no tenía dinero y porque apostó por ficharlo con la carta de libertad.

El deseo de Depay de firmar por el Barcelona ha sido clave en la concreción de la operación. Otras entidades, como la Juventus y el PSG, han pretendido al holandés, al que el Olympique de Lyon también intentó retener. Sin éxito.

El atacante rechaza llevar su apellido en la camiseta por resentimiento hacia su padre, que le abandonó cuando tenía cuatro años

El delantero neerlandés, de 27 años, es hijo de padre ghanés y madre holandesa. El internacional oranje fue abandonado por su progenitor cuando tenía sólo cuatro años, lo que provocó gran resquemor y animosidad hacia él: Memphis no quiere lucir el apellido de quien le desatendió. “Nunca le perdonaré”, ha comentado las pocas veces en las que se ha referido a él.

No me llamen Depay, llámenme Memphis“, insistió, en sus inicios, el atacante a los periodistas. Al futbolista no le gusta hablar de su pasado, pero explicó que guarda rencor a su padre por haberlo abandonado a él y a su madre, Cora Schensema, aunque prefiere no referirse demasiado a esa circunstancia de su vida porque no quiere darle más protagonismo.”No quiero explicar qué pasó exactamente en casa porque no quiero dar pena a la gente. Y así seguirá siendo porque ya pasé la página”, respondió hace unos años en una entrevista con la BBC.

Su decisión es firme. La tomó hace muchos y no olvida el sufrimiento que su padre le causó a é y a su madre. Dennis Depay les abandonó para formar otra familia. En su camiseta en el Barça también lucirá Memphis. “Ha intentado ponerse en contacto conmigo varias veces, pero la ruptura es irremediable. No tengo relación ni con él, ni con su familia y así seguirá”, ha apuntado.

Adora a su madre

Todo la aversión que siente hacia su padre contrasta con el inmenso amor, admiración, respeto y cariño que siente hacia su madre, de la que se siente muy orgulloso y a la que considera un ejemplo de madre soltera, y también a su ya desaparecido abuelo materno, que fue quien cubrió la vacante de la figura paterna dejada por su progenitor. Los dos han sido determinantes en su carrera, como explica en su biografía Corazón de León. Fue el padre de su madre, cuyo nombre es uno de los muchos tatuajes que luce, el que le inculcó, además, el amor por el fútbol. “Me dio mucha fuerza y cuidó de mí. Siempre le guardaré en mi corazón”, ha comentado. Falleció cuando tenía 15 años, pero su ascendencia en él fue clave.

AD