Granada-Barça

Esta noche, por primera vez, Ernesto Valverde podrá contar con su nuevo y flamante tridente, el que forman Messi, Luis Suárez y Griezmann. Las respectivas lesiones en el sóleo de la pierna derecha del argentino y del uruguayo han impedido el debut de la MSG. Pero todas sus piezas ya están bien engrasadas y preparadas para jugar en Los Cármenes. El nuevo ataque azulgrana es el principal arma del Barcelona para lograr el primer éxito a domicilio de la temporada.

Valverde no oculta los malos registros lejos del Camp Nou. “Tenemos que cambiar la dinámica. Todo lo bien que lo hacemos en casa no somos capaces de repetirlo fuera. No tenemos buenos resultados, nos está costando”, señaló el preparador, consciente, además, del buen inicio de temporada del Granada.

Para revertir la trayectoria a domicilio, el técnico podrá contar con una delantera de lujo, la formada por Messi, Suárez y Griezmann. El preparador reconoció ayer que el argentino ya está para poder salir de inicio tras disputar media hora en Champions contra el Borussia Dortmund. Los tres juntos intentarán firmar un triunfo como visitantes que se resiste desde el 23 de abril, desde la visita a Vitoria a finales del curso pasado.

Bien en defensa

Después de poner contra las cuerdas al Sevilla, actual líder, el Granada ha echado el candado a su portería, acumulando 180 minutos sin encajar un gol, toda una declaración de intenciones que enlaza directamente con las 19 ocasiones en las que los nazaríes dejaron su portería a cero durante el curso pasado, lo que presenta todo un reto para el tridente formado por Messi, Luis Suárez y Griezmann.

Para mantener este buen desempeño de la retaguardia, contener el caudal ofensivo de los azulgranas y frenar al astro argentino, Diego Martínez se puede enfrentar a un obstáculo añadido con la lesión de Quini. Con la ausencia del cordobés, el técnico se verá obligado a tirar de Neva o Koybasi, ya que Álex Martínez, teórico lateral zurdo titular, lleva varias semanas en el dique seco. La enfermería rojiblanca también ha recibido esta semana a Vico como nuevo inquilino, otro titular que no podrá estar a las órdenes de Diego Martínez por culpa de una rotura parcial en la fascia plantar del pie izquierdo, lo que obliga al técnico gallego a buscar soluciones alternativas. Dos bajas sensibles para una semana con tres partidos y que se abre con un duelo ante el Barcelona.

Pese a las ausencias, el bloque andaluz quiere recuperar el apelativo de Matagigantes. Hace algo más de cinco años, el Granada doblegaba al Barcelona con un solitario tanto de Brahimi, reverdeciendo los laureles que décadas atrás le llevaron a ganarse ese apelativo. Una época en blanco y negro donde los rojiblancos miraban sin complejos a los ojos de los grandes rivales. Ahora quieren repetir la historia.