Publicidad

Telefónica ha lanzado ya al mercado la nueva oferta mayorista de Canales de Televisión de PagoTelefónica ha lanzado ya al mercado la nueva oferta mayorista de Canales de Televisión de Pago, que establece los requisitos para la contratación de los derechos de fútbol de cara a la próxima temporada en sustitución a la que aún está en vigor, a la que únicamente concurrió Orange y que expira el 31 de julio.

Telefónica adquirió en 2015 el compromiso de compartir los derechos televisivos a raíz de comprar Canal+ en España y quedó supeditado a una serie de requisitos. El operador está obligado a ofrecer al resto, a través de una oferta mayorista, acceso a sus canales prémium hasta 2023.

La oferta se le ha comunicado a los operadores y empresas que han mostrado interés la semana pasada, según han informado a EFE fuentes del mercado.

El reparto de los derechos con los operadores deberá de ser notificado a la Comisión Nacional de Mercados y de la Competencia (CNMC), algo que se espera que se produzca ya, teniendo en cuenta que los partidos de LaLiga no tardarán en comenzar, según ha confirmado a EFE varias fuentes.

No se prevé que las condiciones de la oferta varíen sustancialmente para la adquisición de unos derechos, que se abonarán en función de una fórmula regulada ya por la propia CNMC.

Orange pagó cerca de 300 millones por los derechos

Orange pagó el año pasado casi 300 millones por los derechos de emisión de los canales de LaLiga y la Liga de Campeones, que expiran ahora el 31 de julio.

Entonces, se convirtió en el único operador alternativo en ofrecer las principales competiciones nacionales e internacionales en la temporada 20/21, todo ello después de que Vodafone renunciara a presentar oferta alguna.

LaLiga Santander (1ª División), LaLiga SmartBank (2ª División), la UEFA Champions League y la UEFA Europa League son los partidos que Orange incluyó en su oferta televisiva, que anunció en julio de 2020.

Estos cerca de 300 millones de euros se abonaron tras aplicarse un sistema denominado Coste Mínimo Garantizado, una fórmula cuyo fin es compartir el riesgo en la adquisición de derechos de emisión exclusiva en España.

Esta distribución del coste entre todos los operadores que explotan el canal se realiza de manera proporcional a varios factores, siendo el más relevante el número de abonados a televisión de pago (tengan contratado o no al canal correspondiente), según fuentes del mercado.

Precisamente, este es uno de los puntos que ha sido criticado por Orange España, cuyo consejero delegado Jean-François Fallacher, recién estrenado en el cargo, ya expresó su rechazo a esta fórmula aplicada para el pago de derechos.

Orange cree que se deberían abonar los derechos en función de las altas a este deporte, y no de la televisión en general, según dijo.

Un tema confidencial sobre el que nadie quiere pronunciarse

Se trata de un tema confidencial sobre el que ni Orange, ni Telefónica han querido anticipar qué ocurrirá en esta temporada, y si prevén que Orange vuelva a ser el único operador alternativo que ofrezca fútbol.

Vodafone, el otro operador más relevante en España, ya se desvinculó del fútbol: en 2018 dejando de emitir el Partidazo y la Liga de Campeones y en 2019, LaLiga.

Telefónica adquirió en 2015 un compromiso de compartir estos derechos a raíz de comprar Canal+ en España, una operación, cuya autorización por parte de la CNMC, quedó supeditada a una serie de requisitos para compartir este deporte con la competencia, que expiraban en 2020.

Así, el operador está obligado a ofrecer al resto, a través de una oferta mayorista, acceso a sus canales prémium, que incluyen fútbol (LaLiga y Champions), motor (Fórmula 1), Cine y Series.

Telefónica intentó en vano que la CNMC levantara este compromiso, que está obligado a cumplir al menos hasta 2023. Desde la CNMC esta misma semana ya se anticipó que hasta dentro de año y medio no se pronunciarían al respecto.

AD