Gerard Piqué

Hoy será un día especial para Gerard Piqué. Arranca una nueva temporada en el Camp Nou, pero el partido contra el Betis es mucho mas que un paso más en su trayectoria. El central catalán disputará contra los de Rubi su partido número 500 con la camiseta del Barça. El espigado jugador que regresó a la Ciudad Condal tras su paso por el Manchester United ha cumplido sus sueños como culé. A partir de hoy, es el octavo futbolista que más veces se ha puesto la camiseta del Barcelona. Y ya cuenta en su haber con… ¡29 títulos!

Piqué, como tantos otros futbolistas, tuvo que dejar su casa para formarse y crecer. Lo hizo en las filas del Manchester United, donde se fue en verano de 2004. Regresó en mayo de 2008, previo pago de cinco millones de euros. Guardiola apostó por él. Y desde entonces, el Camp Nou ha sido su única casa, la que le ha permitido alimentar y saciar sus ilusiones, expectativas y ambiciones en todas las competiciones. En su primer año, aprovechó una lesión de Rafa Márquez para formar un exclusivo tándem con Puyol y mostrar su talento y no salir nunca más del bloque.

Fidelidad y rendimiento

El catalán, de 32 años, se ha convertido en un símbolo del barcelonismo, por su lealtad a los colores, su animadversión hacia el Real Madrid y por su alto rendimiento. Es uno de los jugadores más regulares del Barça. Temporada tras temporada, es un fijo del once. Prácticamente desde que llegó, todos los entrenadores han confiado en él en todas las competiciones. Guardiola, Tito Vilanova, el Tata Martino, Luis Enrique y Valverde. Los aficionados han visto cómo cambiaba la pareja de baile de Piqué en el eje de la zaga azulgrana (Puyol, Márquez, Mascherano, Umtiti, Lenglet...), pero él se ha mantenido en el bloque. El año pasado fue uno de los jugadores que más participó: intervino en 52 partidos.

Muy atrás queda ya el partido contra el Wisla Crakovia del 13 de agosto de 2008. Su juego aéreo, su habilidad para superar la primera línea de presión, su concentración, su impecable salida de balón, su entrega y sus dotes de mando le han permitido llegar a los 500. Pero Piqué suma y sigue. Va la caza de Víctor Valdés. El meta disputó 535 partidos.

Fuente Marca.com

Anuncios