Publicidad

Ni siquiera una pandemia que ha puesto en jaque a los gobiernos de todos los países del mundo va a impedir que nuestro festival de cine fantástico favorito se celebre por todo lo grande. Un ejemplo de férrea voluntad de Ángel Sala, el director del certamen y de su intrépido equipo. El Festival Internacional de Cinema Fantàstic de Catalunya, Sitges 2020 no se arrugaría ni ante un auténtico apocalipsis zombie y los fieles seguidores no nos lo perderíamos ni aunque el mismísimo Cthulhu asomase por un portal dimensional para someter a la humanidad. Y para los que amamos el cine esta es una gran noticia como también la ha sido que José Luis Rebordinos llevase a cabo con gran éxito la 68ª Edición del Zinemaldia con una organización excelente que ha sido ejemplar en la gestión de la seguridad sanitaria en el festival afincado en la bella San Sebastián.

Pese a estos días extraños que estamos viviendo, el King Kong de Sitges 2020 se ha levantado un año más para ofrecernos una programación espectacular, como siempre, aunque algo más recortada con respecto a otras ediciones. Un mal menor debido a las inevitables medidas de seguridad sanitarias que han reducido el aforo de los cines a casi a la mitad  y han espaciado los pases por la necesidad de desinfectar las salas después de cada proyección. Pero tranquilos, habrán películas en cantidad para todos los gustos y colores, y no nos vamos a quedar con las ganas. Como prueba de ello os propongo la siguiente selección de películas destacables que un servidor considera como imprescindibles de la presente edición:

MALNAZIDOS, cine bélico con zombies al estilo “Overlord” pero de la mano de un experto en comedia como es Javier Ruiz Caldera que en esta ocasión comparte responsabilidades en la dirección con el también director de cine Alberto de Toro y montador de todas sus películas. Esta será la película que de el pistoletazo de salida de la 53ª edición del Festival de Sitges.

HOST, una película de apenas 57 minutos de duración que ya se antoja como la película más terrorífica de esta edición del festival. Parte de una situación que todos hemos vivido recientemente: el confinamiento debido a la pandemia. Mezclas esto con una sesión de espiritismo y la aplicación Zoom y ya tenemos la propuesta de rabiosa contemporaneidad. Lo más sorprendente es encontrarla en la sección Seven Chances y no en la sección oficial pero vivimos tiempos extraños.

MINOR PREMISE, thriller psicológico con un punto de partida de ciencia ficción en el que un científico con ambiciones desmedidas consigue fracturar su mente en 10 fragmentos cada uno con su propio ciclo temporal. Además se acoge al rigor científico para desarrollar la historia siguiendo la estela de Nolan en películas como Interestellar y Tenet. A día de hoy tiene un 100% de críticas positivas en Rotten Tomatoes, todo un logro.

POSSESSOR (UNCUT), el hijo de David Cronemberg presenta nueva película en Sitges 8 años después de hacerlo con su la que fue su ópera prima “Antiviral”.  Y parece que sigue con un estilo más propio de la primera época de las películas de su padre: los horrores de la ciencia y una violencia sin límites respondiendo a la pregunta, ¿qué pasaría si te pudieses colar en la mente de los demás para llevar a cabo crímenes horribles y te quedases atrapado en el cuerpo de alguien mucho más malvado que tú?

MANDIBULES, la nueva locura de ya un director clásico de esta fiesta del cine de Sitges en donde ha estrenado casi todas sus películas desde Rubber, aquella delirante propuesta de un neumático asesino. Me refiero a Quentin Dupieux.  De hecho ya es el tercer año consecutivo que estrena película en este certamen e incluso consiguió el premio al mejor guión en la edición 2018 con “Au poste”. En esta ocasión una pareja de amigos no muy inteligentes se encuentran con una mosca gigante y deciden amaestrarla. No hace falta decir más.

COSMÉTICA DEL ENEMIGO,  Kike Maíllo vuelve al festival después de 9 años ya que fue en 2011 cuando presentó su ópera prima, Eva. En esta ocasión su nueva película es una producción de alcance internacional adaptando un best-seller de Amélie Nothomb. Un oscuro thriller que se inicia a partir de un extraño encuentro en un aeropuerto por parte de un famoso arquitecto con una anodina mujer que le hará vivir una auténtica pesadilla.

BABY, la nueva obra del director vasco Juanma Bajo Ulloa nos pone en la piel de una madre drogadicta que decide vender a su hijo recién nacido pero como era de esperar se arrepiente poco después de hacerlo. A partir de aquí la mujer deberá vivir un verdadero calvario para tratar de recuperarlo. Rodada en euskera y con apenas diálogos, Ulloa vuelve a la tragedia con un film que promete reencontrarse con el cine más dramático y personal de sus inicios.

KANDISHA, Julien Maury y Alexandre Bustillo (“A l’interieur”), directores también habituales del “Sitges festival” (pronunciadlo en inglés) que en esta ocasión presentan una película sobre un maléfico espíritu de la mitología marroquí que es invocado por tres amigas causando la extraña muerte de las personas que las rodean.  Pese a la irregular carrera de estos realizadores, siempre resultan imprescindibles en cualquier lista de cine fantástico y de terror que se precie.

MEANDRE, película de chica secuestrada que acaba despertándose en un lugar angosto con un extraño brazalete y una cuenta atrás. Una experiencia claustrofóbica con reminiscencias de Cube nos regalará momentos de gran angustia.

COME TRUE, una estudiante adolescente que huye de casa se tiene que enfrentar sola a sus terribles pesadillas. Para sobrevivir se somete a los experimentos de un científico del que nuestra protagonista se hace amigo. Pero pese a la ayuda las pesadillas no pararán de empeorar. Dirección, guion, fotografía e incluso la banda sonora corren a cargo Anthony Scott Burns, una especie de Robert Rodríguez canadiense.

RELIC, tres generaciones de mujeres, hija, madre y abuela se enfrentan a un extraño fenómeno de demencia colectiva que sufren en la casa de la matriarca. Película con aroma a “Hereditary” que nos sumergirá en una atmosfera opresiva por los traumas infantiles que esconde una familia aparentemente normal.

PENÍNSULA, la esperada secuela de “Train to Busan”, el film coreano de zombies que fue un gran éxito en Sitges 2016, se proyectará en esta nueva edición para deleitarnos con los habituales lugares comunes de nuestro subgénero de terror favorito que parece no tener fin, pero esta vez con altas dosis de acción y aventura. Una película que hará las delicias de los asiduos a los muertos vivientes y un premio de consolación para los fans de la Zombie Walk que este año, por razones obvias, no se podrá celebrar.

30 MONEDAS, es sin duda el +1 de está larga lista de recomendaciones,  que os he propuesta para este Sitges 2020, por ser la primera serie de terror de Alex de la Iglesia para HBO, protagonizada por el mítico Eduard Fernández que interpreta al padre de un lejano pueblo que se dedica a los exorcismos y al boxeo, y cuyo look rapado y barbudo no dejará a nadie indiferente. Esta es la segunda experiencia en el mundo de las series después de “Plutón BRB Nero” del director bilbaíno y sin duda es uno de los acontecimientos más esperados del certamen fantástico de este año.