Javier Tebas ha sido el protagonista esta tarde en el foro virtual ‘Adea Conecta’ donde ha hablado por videoconferencia de las estrategias a seguir por LaLiga en plena pandemia por el coronavirus. El presidente ha explicado las cinco fases que están atravesando en el fútbol y ha dejado claro que las competiciones acabarán y no se modificará el número de equipos.

PRIMERA FASE: “Estamos intentando que esta pandemia no sea también una pandemia económica. Queremos volver cuanto antes a la normalidad porque muchas familias dependen del fútbol. Ya estamos planificando qué pasará económicamente la temporada que viene. La primera fase nada más estalló el estado de alarma es la elaboración del calendario de cuándo podremos volver a entrenar y jugar. Hemos tenido que planificar con la UEFA y el resto de Ligas europeas. Nuestro calendario está muy ligado con las competiciones europeas. Se establecieron varias alternativas de cuándo podíamos empezar. Hemos trabajado bloques, Ligas y después competiciones europeas. Parece que ahora va todo más en estos bloques. Depende de la evolución de la pandemia en diferentes países y en el levantamiento de restricciones. En Alemania ya llevan unos días entrenando y tiene previsto reanudar en mayo. La opción de bloques puede que sea la más probable. Nos reunimos dos veces los presidentes de la Liga para ver protocolos y cómo están actuando los diferentes gobiernos para tener más información”.

SEGUNDA FASE: “Una vez que hemos resuelto esta fase del calendario se inició la segunda que es la evaluación de los daños que tendríamos si no jugábamos o si lo tenemos que hacer a puerta cerrada. Valoramos esos daños en mil millones de euros si no volvíamos a competir. Y si jugásemos a puerta cerrada supone unos 300 millones de euros en daños. A partir de aquí, establecimos estrategias laborales. Algunos clubes hicieron ERTES y otros han acordado con jugadores rebajas de sueldo. Y después otro tipo de reducciones de salarios en función de si vuelven y si es a puerta cerrada o no. De los 42 clubes, 38 tiene este tipo de acuerdo. Esta crisis afecta mucho más a los grandes clubes porque no son tan dependientes de los derechos audiovisuales. Eso le supone un 30%”.

TERCERA FASE: “La tercera fase fue el desarrollo de un protocolo de cuándo y cómo volvemos a entrenar. Es un tema especial porque es un deporte de contacto y necesitamos tener una seguridad sanitaria. Todos los clubes debemos hacerlo en común. Si uno no cumple el protocolo sanitario y comete un error y se infectan jugadores, afecta a todos los demás. Es importante que sea un protocolo regulado y aprobado por las medidas sanitarias. Siempre tenemos que tener la autorización sanitaria para volver. Se ha hablado con los clubes y explicado todo. Es clave la ejecución de este protocolo. También hemos trabajado las pérdidas de flujos de caja que generan hasta final de temporada, si van a tener problemas de tesorería. Los clubes están financiados por entidades financieras, fondos, etc. Intentamos resolver esta situación”.

CUARTO FASE: “La cuarta fase es el protocolo de cómo vamos a jugar a puerta cerrada. Ahora es cuando más tiempo le estamos dedicando. No es igual al de los entrenamientos porque aquí tenemos cuándo viajan los equipos, dónde se alojan, cuánta gente entra en los estadios, etc. Hemos nombrado inspectores a los directores de los partidos para que se cumpla todo y cada club ha destinado un coordinador de crisis. En esta fase, una de las reuniones han sido con abogados de los clubes para ver cómo se resuelven los contratos de los jugadores que acaban el 30 de junio. La gran mayoría de los contratos se establece que son por temporada. Entonces si se alarga los contratos quedarían alargados de forma automática, pero es un elemento de discusión. Habrá que sentarse con los medios audiovisuales para negociar los perjuicios, pero lo haremos cuando esté todo más claro de cuándo volvemos a jugar. Hablamos de 500 millones de pérdidas si no jugamos. A puerta cerrada intentaríamos perder lo menos posible, pero ya hay un daño audiovisual porque nosotros vendemos a parte los derechos a bares y ahí ya no se podrá ver. Se pierden unos 39 millones”.

QUINTA FASE: “En la quinta fase es prevenir lo que pasará la temporada que viene. Es muy probable que juguemos a puerta cerrada hasta diciembre y cuando vuelva el público no podrá haber aglomeraciones. Todo esto afectará a los límites salariales de jugadores y al mercado de ventas. Va a ser muy pequeño esta vez y generará menos ingresos a los clubes”.

NO SE AMPLIARÁN LAS CATEGORÍAS: “Estamos trabajando en cómo terminar esta temporada y en cómo comenzar la siguiente. Tenemos varios escenarios de calendarios. Actualmente no los ponemos encima de la mesa porque vamos descartando algunos escenarios. No habrá ampliación de categorías. Todos los contratos se hacen a un modelo de competición de 20 clubes y no puede ser. Habría que modificar tanto que perjudicaría a todo el mundo. Habrá descensos también”.

OPCIONES DE NO ACABARLA: “Hoy no tenemos ese escenario. Ni la UEFA ni la Liga lo tenemos planteados. Hasta el 31 de julio seguro que podemos jugar e incluso se podría alargar un poco más. Estoy convencido de que vamos a acabar la temporada y tendremos espacio para hacer la próxima y acabarla a tiempo”.

FÚTBOL NO PROFESIONAL: “El presidente de la Federación tiene un problema más complicado que en la Liga porque somos menos grupos. Le deseo que tenga la mejor suerte y tome la decisión menos complicado. Yo no quiero dar mi opinión como aficionado porque tendría que conocer más”.

FINALIZARLA A FINAL DE AÑO: “Ni nos hemos planteado acabar a finales de año. Es una decisión que se debe tomar con la UEFA porque hay Champions y fechas FIFA. Estamos enfocados en terminar las competiciones y en resolver los problemas que salen en las Ligas de Bélgica, Escocia…Hasta el 27 de mayo ninguna Liga puede tomar una decisión”.

POSIBLES SANCIONES: “Si algún club se negara a jugar, estando ya la autorización de sanidad, sería sancionado perdiendo sus partidos como ha pasado antes”.

OSASUNA: “Me parece una sentencia, en lo que se refiere a la parte deportiva, me siento bastante satisfecho. Cuántas veces he tenido que escuchar que no pasa nada y me invento las cosas. Destacaría la investigación por parte de la policía y las pruebas con las que se ha trabajado. Lo que importa es si la fiscalía considera si hay que investigar. Creo que esa integridad que tenía el fútbol español va a continuar y nadie buscará atajos para buscar éxitos o no fracasos deportivos”.