Rubi

Este miércoles se antoja decisivo en las negociaciones que el Betis mantiene con los representantes de Joan Francesc Ferrer, Rubi, para que el actual técnico del Espanyol lidere el proyecto verdiblanco desde esta próxima temporada. Unas conversaciones que han sentado como un auténtico jarro de agua fría en el club perico, donde no esperaban tener que enfrentarse a una situación de este tipo apenas 10 días después de certificar su clasificación para la Europa League.

Machín, en la recámara a la espera de la decisión de Rubi

La propuesta bética seduce mucho al técnico de Vilassar de Mar, tanto por el potencial de la plantilla que tendría a sus órdenes como por la ambición que desde el Benito Villamarín le han trasladado sobre sus planes de futuro. Además, el Betis le ofrece un salario que prácticamente triplica las cantidades que viene percibiendo en su actual club, cifras a las que el Espanyol no llega pese a sus intentos de última hora por ampliar y mejorar su contrato, que expira en 2020.

Las negociaciones entre Rubi y el Betis siguieron avanzando en la tarde de ayer y ambas partes parecen decididas a resolver el asunto a la mayor brevedad posible. Pero quien más prisa tiene es el conjunto barcelonés, muy molesto por lo ocurrido y que quiere saber cuanto antes la decisión de su todavía entrenador para, en caso de que salga, poner en marcha alternativas para el banquillo (entre las que ya suenan Pablo Machín, extécnico de Girona y Sevilla, o David Gallego, del Espanyol B).

La cláusula de rescisión de Rubi con el club perico, que crece con el paso de los meses (más elevada cuanto más cerca está el cierre de mercado), no parece que vaya a ser ningún escollo para el Betis. Los verdiblancos tendrían que abonar en torno a 900.000 euros para que el técnico catalán rescinda la temporada de contrato que todavía tiene firmada.

De este modo, todo parece pendiente de que Rubi y el Betis alcancen un acuerdo definitivo en cuanto a cantidades, premios y duración de su contrato (la base oscilaba entre tres temporadas, como el vínculo que firmó Quique Setién en su día, o dos campañas fijas y una tercera opcional) para que el entrenador catalán comunique al Espanyol su deseo de marcharse y ponga rumbo a Sevilla con el aval que le otorga ser un candidato de consenso. Hoy puede ser el día.

Fuente Marca.com

Anuncios