Con la excepción de las islas canarias de La Graciosa, el Hierro y La Gomera y Formentera de Islas Baleares que pasarán este lunes a la fase uno, el resto de España iniciará el cuatro de mayo la fase 0 del plan de desescalada que el gobierno ha propuesto para las próximas semanas.

Aunque en el Consejo de Ministros se llegó al acuerdo de pedir una nueva prórroga del estado de alarma al Congreso, lo cierto es que durante las próximas fechas habrá una cierta libertad de movimientos que irán dependiendo de unos parámetros de la situación de las diferentes regiones.

Más allá de la posibilidad de salir a hacer deporte que apunta a poder hacerse este sábado dos de mayo y a la hora que tienen los niños al día para salir a la calle, se abren pequeños resquicios de actividad económica. Por ejemplo, se abren locales y establecimientos “con cita previa y para la atención individual de los clientes“.

Los restaurantes podrán abrir pero sólo ofrecer servicios de recogida de comida, en ningún caso se puede consumir dentro del establecimiento. Además, destacó Pedro Sánchez, que “el servicio deberá llevarse a cabo con la máxima precaución”.

Durante la fase cero, que durará una semana a diferencia del resto, se deberá poner a punto los locales públicos para preparar “el comienzo de la fase uno“. Es decir, habrá que señalizar y colocar las pertinentes medidas de protección.

Además, se permiten los entrenamientos individuales de deportistas federados o de ligas de máximo nivel.