Puede que el Barcelona de Valverde no enamore con su juego, pero si hay algo que está fuera de toda duda es su eficacia. Sobre todo en el campeonato liguero, que el curso pasado dominó con mano de hierro, algo que este año está intentando repetir.

Por lo pronto, consigue mantener su distancia de seguridad con respecto al Atlético de Madrid (cinco puntos), aunque ya no es aquel equipo al que era tan difícil hacerle goles como la temporada pasada. El objetivo, tal y como ha admitido el propio preparador culé, es mantener o ampliar esta ventaja de cara al mes de febrero, en el que el desgaste de la Liga de Campeones puede pasarles facturas en el campeonato doméstico.

Si la anterior temporada, la primera con Valverde al mando, los catalanes conseguían batir el histórico récord de imbatibilidad de la Real Sociedad y establecer la nueva marca en 43 jornadas, este año tratan de mejorar sus propias marcas.

Y es que con la victoria de ayer, los azulgranas han batido su propio registro de victorias consecutivas con Valverde como entrenador. De momento llevan ocho triunfos seguidos. El Valencia será el próximo escollo a superar, el fin de semana.

Hasta ayer, el récord de victorias consecutivas estaba en siete encuentros seguidos, algo que consiguieron en dos ocasiones la temporada pasada (entre las jornadas 1 y 7 y las jornadas 15 y 21). En sus manos está seguir aumentando esta marca.

Fuente Marca.com

 

Anuncios