Publicidad

Nuevo varapalo del Barcelona en la Champions. Estaba marcado en rojo el partido para los de Koeman y en rojo va a seguir porque el Barcelona va a tener imposible remontar en París a un PSG que fue mucho mejor en el Camp Nou. Impecable planteamiento de los de Pochettino que maniataron a un Barcelona que se quedó sin ideas. Los franceses se sabían todas las jugadas del cuadro catalán. Un centro del campo muy físico que desactivara a Busquets, De Jong y Pedri y en el que Verratti hizo lo que quiso; Florenzi cerró todas las subidas de Jordi Alba; no dejaron a Messi que pensara cada vez que recibía y, sobre todo, a Mbappé. La velocidad y la calidad del francés marcan diferencias. Poco más que decir… El PSG fue mejor. Mucho mejor.

Pese al resultado final, la noche empezó con buenas noticias para el Barcelona. Piqué volvía a la titularidad un mes antes de lo previsto. Y también lo era, no por ya sabida, la ausencia de Neymar y De María en un PSG menos fiero sin ellos a priori. Lejos de la cabeza en LaLiga, con la final copera muy complicada y perdida la Supercopa… la Champions lo era todo para el Barça y para Messi. Lograr este título podía dar un giro al futuro del argentino. Todo porque no se vaya Leo, pero me da que sus maletas están ya esperando destino.

Enfrente estaba un equipo parisino que se llevó seis en su última visita al Camp Nou y que clamaba venganza con un Mbappé con ganas de dejar su sello en España, donde es objeto de deseo desde hace tiempo. Y logró lo uno y lo otro. Pochettino sacó un equipo muy físico que buscaba quitar la posesión del balón a los catalanes, jugar rápido por las bandas y con Mauro Icardi como estilete arriba.

El once de Koeman, con la duda del rendimiento físico de Dest y Piqué, se podía decir que era el más titular posible. Pero desde el principio controló el juego el PSG. A los 50 segundos ya dejaron claras sus intenciones los de Pochettino: robo de Verratti y balón entre los centrales para que la velocidad de Mbappé hiciera el resto. Pero Ter Stegen lo evito con un despeje en semifallo. Messi no estaba entrando mucho en juego y era Pedri el más participativo en el juego local. Icardi dio otro susto a pase de Mbappé, pero el argentino remató fatal.

Griezmann dio el primer aviso a Navas en una jugada iniciada por Messi. Y justo antes de la media hora se abrió el partido de forma abrupta. Balón largo de Messi buscando a De Jong y Kurzawa en la carrera derriba al holandés. Penalti muy protestado por los franceses y que Neymar definió con emoticonos de risa… Messi no falló y el Barcelona consiguió lo más difícil: ponerse por delante en el marcador en un partido que no estaba controlando. Sin tiempo para asimilarlo, Dembélé tuvo el 2-0 pero remató flojo estando en buena posición. Fue sólo un espejismo porque el PSG espabiló rápido y a tiempo. Cinco minutos después, centro de Kurzawa, toque de Verratti hacia Mbappé que hace una genialidad para irse de Lenglet y batir a Ter Stegen por alto.

El Barça sí que acusó el gol y lo pasó mal el último cuarto de hora de la primera parte. Kurzawa, Kean e Icardi tuvieron el 1-2, pero Ter Stegen evitó el tanto de los dos primeros mientras que el cabezazo del argentino acabó en el lateral de la red de la meta azulgrana. Casi todo el peligro francés llegó por la banda de un Dest superado a la hora de defender. Los de Koeman agradecieron la llegada del intermedio. Una primera parte en la que Messi participó poco y tanto Busquets como De Jong fueron superados por el centro del campo francés.

Tras el descanso, Ander Herrera salió por un Gueye que pudo ser expulsado en la primera parte con entradas de sobra para un jugador que tenía ya amarilla. La segunda mitad empezó como la primera. Con susto de Mbappé con un tiro desde fuera del área que salió fuera por poco. Kean tuvo más cerca el 1-2, pero Ter Stegen volvió a ser decisivo. El Barcelona sólo aparecía a balón parado y Messi tuvo una falta de las suyas para cambiar la dinámica del partido, pero la barrera lo evitó.

Calvario azulgrana

El Barcelona parecía contener el juego ofensivo francés, pero Mbappé nunca desparece. Y a la hora de juego puso a los suyos por delante en el marcador después de rematar un balón despejado en corto por Piqué a centro de Florenzi. Con los de Koeman hundidos ante la superioridad del rival, llegó la puntilla. Centro lateral de Paredes y remate de Kean en el segundo palo libre de marca. Con el 1-3 salió Mingueza por Dest, un cambio que llegó demasiado tarde. Poco había que hacer ya. Un regalo de Keylor Navas que en una frivolité casi da un gol a Griezmann pudo dar más emoción a la vuelta, pero ni por esas. Era el día de Mbappé y el francés hizo su primer hat-trick en Champions tras una contra a pase de Draxler. El PSG tiene muy cerca los cuartos de final y al Barcelona le puede esperar un calvario de aquí a final de temporada.