Cruel final para España, con derrota a 56 segundos del final de la prórroga

Ricardinho ya tiene su título más soñado. España no pudo revalidar el Europeo y se marchó de Liubliana de la forma más cruel, encajando un tanto a 56 segundos del final de la prórroga. El Europeo no había comenzado bien y tampoco acabó bien. España llegó a ponerse con ventaja y acarició el título hasta que Bruno Coelho forzó el tiempo extra a dos minutos del final. Ahí, el portugués acabó siendo decisivo con Ricardinho en la grada lesionado. El partido no comenzó de la mejor manera. Una vez más, a España la tocaba ir a contracorriente. Las primeras acciones defensivas habían dejado buenas sensaciones, pero de nuevo el error se produjo con el balón en los pies. Miguelín erró en la salida de balón y el regalo fue a los pies nada menos que de Ricardinho, el peor al que podía tocarle. El luso, mano a mano con Sedano, no falló al ponerla en la red. No se había cumplido el primer minuto y ya tocaba remontar. Si ante Kazajistán salió cara, esta vez tocó la cruz. España tuvo ocasiones, varias, pero no acertó. También hubo un par de acciones en las que pudo disfrutar de un doble penalti, pero los árbitros decidieron dejar seguir. No así en la acción decisiva a 56 segundos del final. Bruno Coelho no falló desde los 10 metros y dio el título a Portugal. Más…