Desconcertante inicio de temporada del Barça Lassa de baloncesto. La segunda mitad del partido ante el Bamberg (84-81) fue el fiel reflejo del actual estado de la plantilla que dirige Sito Alonso. Una montaña rusa de sensaciones, de minutos brillantes y de atasco general tanto en ataque como en defensa. El equipo parece arrastrar vicios del pasado. Esos vicios del curso anterior donde, con Bartzokas en el banquillo, los jugadores eran incapaces de enlazar dos, tres y hasta cuatro triunfos consecutivos. La mentalidad en el mundo del deporte es vital de cara a entender la salud de un conjunto que, en este primer mes de competición, acumula siete derrotas (cinco en Euroliga y dos en ACB). La victoria de mérito en la pista del Real Madrid, sirve de poco sinó tiene continuidad en los encuentros siguientes. Y lejos de seguir esa misma línea, el equipo demostró en Alemania carecer, quizá, de mentalidad ganadora. En una temporada tan exigente y repleta de partidos en el calendario, la regularidad y la constancia es clave para aspirar a pelear por todos los títulos en juego. Pero la realidad (2-5 en el balance inicial en la máxima competición continental) hace que el margen de error sea mínimo para encarar estas próximas semanas.