Pudo ser ante Alemania en Stuttgart, pero Daniele Orsato apreció falta previa de Sergio Ramos y anuló el cabezazo de Ansu Fati ante el que nada pudo hacer Kevin Trapp. Pero a la segunda oportunidad, ante Ucrania en Valdebebas, el delantero de la selección se ha convertido en el goleador más joven de la historia de la selección. A los 32 minutos de partido, tras haber forzado el primero con un penalti, ha marcado un golazo. El “uff” de Luis Enrique lo dice todo. No es que tire la puerta, es que la ha demolido.

Con 17 años y 311 días, Ansu Fati pasa a encabezar una clasificación intocable desde 1925. Juan Errazquin, nacido el Los Leones (Argentina) y que murió en Irún solo 24 años a causa de la tuberculosis, era hasta ahora el goleador español más precoz. El 1 de junio de 1925, el día que debutó con España, Errazquin marcó tres goles a Suiza. Tenía 18 años y 344 días.

Esa marca queda rebajada por más de un año por Ansu Fati. Después de lo visto en Alemania, y a pesar de que Luis Enrique mandó antes del partido con Ucrania, mensajes de prudencia, el jugador nacido en Bissau fue titular por primera vez con la absoluta. Un paso más dentro de los agigantados que va dando un chico que parece llamado a escribir páginas de oro en el fútbol español.

Ansu Fati es Disneyworld

Hace un año, Ansu Fati sumaba dos partidos en Primera (Osasuna y Betis) y era un sueño. Hoy la realidad de lo que es parece claro. Es el goleador más joven de la historia de España y el segundo futbolista más precoz en debutar. En este último apartado sigue siendo para Ángel Zubieta, que se estrenó con España en 1936 con unos pocos menos días que Ansu Fati en Stuttgart: 17 años y 283 días.