El Barcelona cuenta las horas y los minutos que faltan para proclamarse campeón de LaLiga. Los culés confían en serlo hoy mismo. Podrían serlo incluso antes de saltar al césped para medirse al Levante, pero para ello el Atlético de Madrid debe caer ante el Valladolid. El vestuario se ha conjurado para no alargar más el alirón. En el Camp Nou ya está todo preparado para festejar por todo lo alto la vigesimosexta liga del Barça. La segunda de la era de Ernesto ValverdeLa de hoy está marcada como una jornada para la celebración.

El técnico no ha tenido que motivar a sus jugadores. Todos son conscientes de que ganar LaLiga hoy implica una gran tranquilidad para afrontar el otro gran reto del curso: la Champions League. Cuanto antes cierren carpetas, mejor. De ahí que los capitanes culés dieran ayer una breve charla a sus compañeros antes de la sesión. Queda un último gran esfuerzo para conquistar matemáticamente el torneo doméstico. Sólo han cedido el primer puesto de la tabla en cuatro de las 34 jornadas disputadas.

Éxito compartido

El técnico del cuadro catalán ha querido que todos participen de la cita histórica de esta noche y por eso Ernesto Valverde ha convocado a todos sus hombres. A todo el vestuario, a los 22 disponibles. El único que no aparece en la lista es el lesionado Rafinha. El triunfo ha sido conjunto y quiere que sea compartido.

El Camp Nou tendrá una excelente entrada. Hace nueve años que no participa con los suyos la consecución del título de liga. Nadie quiere perderse la fiesta. Habrá baile, música, discursos, fuegos artificiales, camisetas conmemorativas, celebración posterior… Lo que no habrá en esta ocasión es desfile por las calles de la ciudad, ya que mañana es jornada electoral y porque el miércoles tienen la gran cita de la ida de las semifinales de la Champions League contra el Liverpool.

Gesta sin precedentes

El Levante llega sin la presión del descenso tras su goleada al Betis, pero consciente de que todo lo que sea sacar algo positivo del Camp Nou le hará dar un paso de gigante hacia la permanencia. Con Barça y Atlético en el calendario de las últimas cuatro jornadas, los de Paco López aspiran a romper otra barrera histórica: sumar en un Camp Nou donde el Barça conserva el pleno de victorias en las 16 visitas del conjunto granota. Con las ausencias de Doukouré y Postigo y el regreso de un canterano culé como Rochina a la lista, el Levante intentará hacer buena la primera de las cuatro balas para sellar su permanencia en Primera División una temporada más.

Anuncios