El RCDE Stadium tiene un problema. Y grave. El descenso de aficionados cada semana es evidente, pero los números ponen de manifiesto un momento alarmante. Desde que se inauguró el feudo periquito, en la 2009-10, la asistencia se ha reducido en 10.000 espectadores. Una sangría que parece que, de momento, no tiene fin. Los responsables no dan con la tecla.

El año del estreno del campo del Espanyol se cerró con una media de 27.936 espectadores. La asistencia a algunos encuentros, como contra el Real Madrid o el Barça, permitían al RCDE Stadium rozar el lleno absoluto. Incluso, en algún momento, los dirigentes de aquella época hablaron de una posible ampliación del aforo. En el curso siguiente ya empezó el descenso.

La 2010-11 se cerró con 26.203 seguidores. La asistencia seguía siendo más que aceptable. Al año siguiente se registró la peor caída. Casi 3.000 localidades menos se llenaron. Y el descenso seguiría produciéndose sin cesar en las campañas siguientes. En la 2012-13 la cifra se situó en 21.090.

La 2013-14 fue la primera que bajó de los 20.000. La temporada terminó con 19.632 seguidores. Volvió a descender en la 2014-15 antes de tener un mínimo repunte en la 2015-16. Pero fue sólo un espejismo, ya que en la 2016-17 regresó la tendencia negativa y en la 2017-18 se registraron los peores números desde la inauguración.

VIERNES NEGRO

El año pasado, la entidad cerró la asistencia en 17.900 seguidores, una cifra más que preocupante ya que no es ni media entrada. Y este año no parece que los números vayan a mejorar en exceso. De momento, se sitúa en 19.034 espectadores, pero hay que tener en cuenta que ya han pasado equipos como el Barça. Además, el próximo encuentro es el viernes día 4, el peor día para el RCDE Stadium. El club ya se ha puesto manos a la obra y ha lanzado ofertas y promociones para evitar una imagen pobre de las gradas.

La afición del Espanyol prefiere jugar, como es tradición en domingoTambién el sábado es un día que gusta en Cornellà. En cambio, el peor de todos es el viernes. Así que, contra el Leganés, no se espera demasiada buena entrada. Todos los entrenadores de los últimos tiempos, Sergio González, Quique Sánchez Flores o ahora Rubi han tenido como objetivo llenar el RCDE Stadium pero, de momento, es sólo un anhelo. Además, el club se esfuerza por recuperar a los socios que ha perdido este verano debido al aumento de los precios de los abonos.

Fuente: Marca.com

Anuncios