Leo Messi es el virtual ganador de la Bota de Oro. El argentino se llevó la alegría desde el sillón de su casa viendo el partido del Liverpool frente al Brighton en el que Salah solamente pudo marcar un gol y se queda a dos del azulgrana. Y lo hace de manera definitiva porque la Premier puso ayer fin a la temporada.

La solución definitiva se producirá el próximo fin de semana porque Immobile todavía tiene partido, pero tendría que marcar seis goles para arrebatar el trofeo a Leo que también tiene partido. Además, está lesionado, no jugó este sábado el partido frente al Crotone, y no se espera que esté recuperado.

Sería la quinta Bota de Oro que gana Messi en su carrera a la que hay que sumar también el Pichichi ya que la diferencia que tiene sobre Cristiano es de nueve goles y es inalcanzable. El protugués se está recuperando de su lesión para estar en perfectas condiciones en la final de Champions de Kiev.

Fuente: Marca.com

Anuncios